Menu
en agenda
en noticias 2013
en comentarios

Juana Pinés desentraña su libro para sus lectores

Marta Valdenebro con la autora, Juana Pinés Maeso. Marta Valdenebro con la autora, Juana Pinés Maeso.
Se ha quedado pequeña la sala multiusos del Centro San José para la presentación de la novela "Tal vez la noche me redima" de Juana Pinés Maeso, que fue ganador del Premio Provincia de Guadalajara de Narrativa 2011. Lo interesante es que se ha convertido en un encuentro con la autora que ha despejado las dudas de los lectores, mayoritariamente mujeres, que han preguntado (y mucho) sobre el significado de acciones y pensamientos de la protagonista.

La diputada de Cultura, Marta Valdenebro, presentaba a Pinés que fue quien se ocupó de presentar su propia obra, que relata la historia de una mujer maltratada psicológicamente, una mujer con muchos problemas que dibuja una historia triste. En ese sentido, la autora reconocía que el título "Tal vez la noche me redima" está perfectamente meditado, en el que "noche" es una metáfora de "muerte" y se refiere a que la protagonista piensa que lo único que puede salvarla es la muerte de su marido.

Antes de comenzar el encuentro con los lectores, la autora admitía que estaba muy agradecida al Premio porque "si no me hubieran dado este premio, me habría dado por vencida". Explicaba que la novela está escrita desde su formación poética y su afición a escribir versos. Contaba que "la única forma de hacer terapia por la muerte de mi padre, cuando tenía 18 años, fue escribir poesía. Y desde entonces no he parado".

Así, expuso que "la novela está escrita en términos poéticos, con palabras que no están admitidas por la RAE, que se usan en poesía para enfatizar algunas cosas". Señalaba que la novela la empezó a escribir hace muchos años, "quería que fuera algo sencillo y conmovedor" matizó. Admitía que al personaje "le he prestado algunas cosas mías, como que fuma compulsivamente, que echa cuatro azucarillos al café y que tiene un hijo adolescente".

Aunque aclaraba que no todo, sí que es verdad que era un asunto que conocía. "Alguien dijo que hay que escribir de lo que conozcas y eso es lo que hecho, escribir de cosas que conozco porque me lo han contado o me han pasado a mí, como la forma en que acuna a su hija" indicaba.

La primera pregunta que se hizo a Pinés fue el nombre de la protagonista, algo que querían saber todos los presentes. Respondía que "no tiene un nombre" porque quería que representara a muchas mujeres. "Lo que la ocurre es muy habitual y refleja lo que les pasa a muchas mujeres" declaraba. A partir de ahí, las lectoras realizaron una cirugía precisa de casi todos los aspectos de la novela, despejando todas las dudas que les surgieron mientras se sumergían en la historia de esta mujer cualquiera.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

volver arriba