En la trinchera

26M, SEGUNDA VUELTA: ¿ROJO O NARANJA?

Como cada vez que viene la derecha una parte de la izquierda se inclina por el voto útil para pararla. Unos años después, se convence de nuevo de la inutilidad de su voto, cuando las medidas tomadas son continuistas con lo anterior, y vuelta a empezar... cuatro años depués.

Este año es diferente. Nunca (al menos yo no me acuerdo) se había producido la circunstancia de que en menos de un mes hubiera que ir de nuevo a las urnas. Aunque sea para elegir a los Ayuntamientos y los parlamentos autónomos, se produce una especie de segunda vuelta con una situación general conocida y en estas circunstancias se puede facilitar la ejecución de lo que se ha votado tan útilmente. Me explico.

En las próximas elecciones del día 26 de mayo un amplio número de Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidades Autónomas van a tener que elegir muchos alcaldes y presidentas con el concurso de otras fuerzas políticas diferentes a aquellas por las que estas personas fueron elegidas y esas circunstancias pueden condicionar la orientación del gobierno de España y quienes han dicho por activa, por pasiva y por perifrástica que NO es NO empiecen a no tenerlo tan claro. Por eso, además de por la gobernabilidad de los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, el peso de cada fuerza política en estas instituciones va a ser fundamental, en mi opinión, para determinar también el sesgo del gobierno central. Por eso, se hace necesario huir de veleidades localistas.

Así que ahora en la izquierda no nos podemos echar a dormir. La efectividad y durabilidad del freno que se ha puesto a la derecha va a depender mucho de lo que pase el 26M. Si se recupera el "voto útil" que la izquierda ha perdido en favor del PSOE, y en las elecciones municipales y autonómicas los gobiernos municipales y autonómicos dependen de ella, se reforzará la coalición de izquierdas que casi quince millones de votantes en todo el Estado prefiere. Por el contrario si se debilita el voto a las opciones a la izquierda del PSOE, si se debilita el voto en rojo, este partido optará, pese a todo lo que se ha dicho y pese a lo que en la noche electoral clamaban sus  bases en la calle Ferraz, por el naranja. No lo dudéis. Ya ha ocurrido antes.

La Presidenta del Banco de Santander  ya se ha pronunciado. Ella prefiere un gobierno PSOE-Cs y lo va a promover, junto con otros y otras como ella, con el poder real que le proporciona su status. Ella no quiere un gobierno en el que la izquierda alternativa, a la que despectivamente tacha de populista, tenga algo que decir porque C,s "complacería más al mercado". El Presidente de la CEOE se ha pronunciado en términos similares. De nuevo el mercado por delante del pueblo. Las presiones han empezado ya.

Solo la ciudadanía de izquierdas de este país, en las elecciones del 26 de mayo podrá determinar con su voto en rojo un gobierno de izquierdas para reforzar y garantizar en el presente y en el futuro el estado social y democrático de derecho: Sanidad, Educación, Dependencia, Pensiones, Trabajo digno, Derechos y Libertades, Igualdad, etc... cuya supervivencia es vital para la mayoría de la población y cuyo mantenimiento presente y futuro no es compatible con la aplicación de las políticas neoliberales. Por eso el 26 de mayo, es vital que el voto en rojo, el voto a  Unidas - Podemos se refuerce ampliamente, que se necesite a la izquierda alternativa para la elección de los Presidentes y Presidentas, de los Alcaldes y Alcaldesas, en cada Parlamento, en cada Ayuntamiento, porque si no, que no nos quepa ninguna duda de que las políticas del gobierno central serán de color naranja, mucho más   complacientes con el mercado y con Ana Botín y ya sabemos por experiencia reciente, que los intereses del mercado son contrarios a la larga a los intereses del pueblo soberano. 

BLANQUISTAS 1
Se equivocaron las nubes; se equivocaron...