Tauromaquia

Cuando 'Campo Bravo' actuó con casta… empresarial

 

La Tauromaquia tiene principalmente la casta, como el único cimiento indestructible, para su supervivencia. Este axioma es dogma de fe en el mundo taurino. Pero, el mismo, no debe asimilarse solo a su búsqueda en la crianza del toro de lidia, sino a todo lo que le rodea, para poder configurar un espectáculo cultural señero.

Así que, si señalamos a los responsables que mantienen con su dinero La Tauromaquia, pasando por taquilla, como es el público, sea o no aficionado, le es exigible un mínimo de conocimientos que le procure la razón o la casta suficiente para poder luchar por un espectáculo que, al menos, tenga la mínima base para que sea perenne en el tiempo. Y para ello, los aficionados, tenemos la obligación de adoctrinar lo mejor que sepamos y por todos los medios, a un público asistente sin unas grandes convicciones sobre lo que le ofrecen por lo pagado. Vamos… lo que se conoce como: ganar adeptos para la causa.

Y luego ya, es mas que exigible esa casta, en sus múltiples variantes, a todos los que son profesionales mas o menos cualificados, partícipes en la manera que les corresponda, con su mayor o menor responsabilidad, reglamentariamente adjudicada, para el mejor desarrollo del espectáculo; llevándolo a cabo dentro de la máxima dignidad exigible.

Y quiero señalar, de este variopinto grupo, la importancia de la existencia del empresario con casta. La suficiente para poder luchar en un mundo de silencios, lleno de intereses con diferentes objetivos y que a veces se alejan muy mucho de la lealtad entre colegas; llevándose por delante cualquier atisbo de romanticismo en su gestión. El ser libres en el empresariado taurino es en verdad muy harto difícil, pero, aunque sea por casualidad, ocurren casos que salvan lo general de esa dependencia gremial subordinada, no escrita.

Y de esto, hemos tenido un caso, por estos pagos, que no ha pasado desapercibido, al menos para algunos pocos; y entre ellos, está quien suscribe. Fue lo ocurrido con y en la programación del clásico Festejo de Primavera de este año en Brihuega, por la empresa local Campo Bravo Alcarreño.

En el artículo del día 12 del mes de marzo pasado, anunciamos que sería el venidero 5 de junio, San Bonifacio, la celebración de una corrida de toros y un cartel por concretar… pero concretado para los que sabían ya del tema y que se expuso por este medio para quienes pensamos, al menos, saben leer entre líneas, cuando el relator no debe reventar completamente la noticia. Dimos por seguro, en el cartel, al cuasi paisano Juan Ortega; señalamos como se debía señalar al peruano Roca Rey; y abriendo plaza, las cartas de Ponce, Morante, Juli y Manzanares; y sabiendo como funciona esto, pues… sería Ponce. 

Y al lio… a no muchos días transcurridos del mes de abril, La Casa Matilla, da la cartelería de su feria de El Corpus de Granada, con una corrida el 5 de junio y el cartel de: Ponce, Juan Ortega y Roca Rey. Es decir: el mismo día, con el mismo cartel y a la misma hora… que Brihuega, cual tercera sevillana a bailar en farolillos... sin mas comentarios. Salvo el de que nos quedamos sin San Bonifacio todos los pobrecitos aficionados alcarreños y La Muralla; ¡¡pero qué cosas ocurren en el intramundo de los toros, Miquelarena…!!; qué cosas. Y una de estas rarezas, es la existencia de un empresario con casta… que llega a la conclusión de que si Todo es posible en Granada; pues oiga lo mismo y, por qué no, puede ser en su pueblo, que se llama Brihuega. Ya que miren Uds por donde, ocurre que ese mismo cartel, van y se lo copian en un coso de primera… y vamos a llevarnos bien. 

Así que, si no sirvieron las muchas bondades de San Bonifacio para llegar con buen éxito a la fecha del 5 de junio; pues Campo Bravo se encomendó al arrojo de San Norberto, con onomástica del día siguiente, que para eso el de Gennep, entró junto con el ejercito del emperador Lotario en Roma y restituyó en su cargo al papa Inocencio II, en el S. XII… 

Por tanto, el 6/6/2021, nos veremos en los toros con el cartel del festejo que encabeza este artículo. Eso sí, pero con la notable modificación pertinente del primer espada al anterior anunciado. Y… permítanme que lo deje ahí, porque si además añadimos que tuvo el mayor y desinteresado apoyo del alcalde briocense, que es del PSOE y apuesta por los toros… pues sin mas comentarios; porque es que, es que… me da un miserere.

Y para colmo, una vez arreglado el entuerto y dado el día de celebración por la empresa, considerando las exigencias de La Junta en cuanto al aforo, fijado en el 75%; pues sus preclaras mentes pensantes deciden que eso del aforo, pues bueno… pero que hay que añadirle el toque de la separación de 1,5 mts entre asistentes. El canto de un € faltó para que se fuera todo a pique si no se quedaban las exigencias en el 50% con alternancia en la ocupación de asientos. Y esto es lo que va a ocurrir el 6 de junio de 2021, S. Norberto… 

Así, por tanto, lucen por las calles ese cartel. Un cartel que premoniza un llamativo éxito del medio paisano Ortega sobre sus colegas Emilio de Justo y Roca Rey; y representa una alegoría de los campos briocenses, del inicio del estío, que nos lleva al anuncio insertado de: Brihuega huele a lavanda… y ahí creo yo se queda algo corto el mensaje; porque, además… sabe a gloria. Que de eso se encargan su tradicional buena gastronomía y los especiales sabores de siempre; entre muchos, el del guirlache alcarreño elaborado con esa miel del lugar… copyright de Cepero, que sabe que te vuelves del revés cuando lo disfrutas. Por todo eso, que el consistorio briocense me disculpe; porque es verdad sí: Brihuega huele a lavanda y… ¡sabe a gloria!; así que… de nada, señor alcalde. De nada.

PARA LA TERNURA SIEMPRE HAY TIEMPO
La engañosa incidencia covid de Castilla-La Mancha