Aviso Gorra

El efecto Madrid

"Nos irá bien o mal en función sobre todo de lo que se controle o se descontrole Madrid". Todo el día llevo pensando en esta categórica frase de García-Page, que aunque lleva parte de razón, porque efectivamente Madrid como gran urbe, puede ser foco de expansión del coronavirus, me suena sobre todo a ganas de echar una vez más balones fuera.

El efecto Madrid es para lo bueno y para lo malo. Evidentemente sin la movilidad laboral que a diario se da desde Guadalajara y desde Toledo, sería mucho más difícil para Castilla-La Mancha encadenar 4 meses consecutivos de descenso del desempleo. La vendimia apaña las cifras de Ciudad Real, pero las de Toledo y Guadalajara tienen que ver mucho con Madrid. No solo ya por quienes  acuden a Madrid a trabajar, sino también por todo ese trabajo que se genera en la logística, tanto en el Corredor de la Sagra como en el Corredor del Henares, que evidentemente no existiría, si ambos territorios no fueran zona de influencia de la capital española. Logística que también trae una movilidad obligada que es factor de riesgo

Y esta movilidad laboral, y el riesgo que conlleva, ¿a quién le toca controlarla? ¿sólo a Madrid?. Basta comprobar que los atascos a diario son de entrada a Madrid, aunque se inviertan los fines de semana. Qué controle Madrid a todos esos guadalajareños y toledanos que van a trabajar o a estudiar allí a diario, a la ida, y ya puestos también a la vuelta. Eso o los mandamos a trabajar a todos a Cuenca, que el bicho está "más controlado".

El efecto Madrid también tendrá algo que ver en el hecho de que Castilla-La Mancha haya sido la segunda comunidad autónoma en incremento en número de pernoctaciones en alojamientos rurales durante el mes de julio de 2020, con un crecimiento de un 18,55%. No en vano, Castilla-La Mancha tiene oficina turística en la Gran Vía y no la tiene en Las Ramblas. Por algo será. Si hasta el Ayuntamiento de Guadalajara se gasta más en publicitarse en Alcalá de Henares que en su propia ciudad.

¿Pero hemos hecho algo para que ese turismo fuera más seguro?. Se me olvidaba, que los controle Madrid, a los turistas, antes de venir.

Y ahora resulta que después de montar todo un emporio sobre el reto demográfico, nos preocupa que venga gente de Madrid a empadronarse a Castilla-La Mancha, porque al día siguiente nos piden una escuela. Pues le digo al señor Page, que también pedirán un hospital, carreteras dignas, y hasta un empleo. Es lo que tiene reconvertir el territorio despoblado, si se empieza a llenar de gente. Claro que siempre podemos mandarles al hospital a Madrid. Ah!, no que ya no hay convenio sanitario.

Dicho esto, aplaudo que hoy se hayan reunido los responsables de regiones tan cercanas y conectadas como las dos ‘Castillas’ y Madrid, junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para coordinar la acción frente a esta pandemia, que es imprescindible entre territorio limítrofes. Y que además digan que se seguirán reuniendo. Y de paso digan que van a hacer algo.

Antes que Madrid, preocupó y mucho las cifras que arrojaba sobre la pandemia Zaragoza, que por cierto también limita con Guadalajara. Y también limita con Huesca y Lérida, que evidentemente repuntaron antes que Zaragoza.

Lo que no es admisible, es cargar las tintas sólo sobre Madrid. A Madrid se va, de Madrid se viene, como a la playa han ido muchos guadalajareños y de la playa han vuelto. El virus no lo transmite el territorio sino las personas, que somos las que nos movemos. Tanto o más se mueven los castellano-manchegos a Madrid, como los madrileños a Castilla-La Mancha, pero es que además en la primera movilidad hay un mayor componente obligatorio y laboral, difícil de confinar.

Por cierto, hoy nos escandalizábamos con las colas de profesores para hacerse los test anticuerpos en Madrid. En Guadalajara los hicieron allá por el mes de julio y sin colas, aunque ya me dirán para que sirven, si después de un mes ese profesor ha pasado por la playa, o peor, ¡se ha ido a visitar a su familia a Madrid!.

Y puestos a coordinar, lo lógico sería que si puedo saber a diario cuántos casos de coronavirus hay en Valdepiélagos o en los Santos de la Humosa, pudiera saber cuántos hay en Pozo de Guadalajara o en Valdenuño Fernández, por eso del efecto frontera con Madrid, ya saben. Y no ninguno de estos municipios tiene más de 1.000 habitantes, pero también son Madrid o su área de influencia.

¿Qué ocurre cuando hay un incendio en el terreno fronterizo entre Guadalajara y Madrid?. Pues que acuden bomberos forestales de uno y otro lado y se apaga el fuego, con estrategia coordinada. Pues de eso se trata, que "la bomba vírica radioactiva de Madrid", que dice Page en desafortunada frase, se apague con coordinación de los territorios implicados. Y quizás, lo primero sería reforzar el control y rastreo de contagios en territorios limítrofes. ¿Se ha hecho ya?.

Hay que acompasar los datos de la COVID-19
Sánchez Vara y sus primeros 20 años de alternativa...