Aviso Gorra

El extraño caso de los datos menguantes

 

Fotograma de la película el "Increíble hombre menguante" (1957).

Hoy vengo a hablarles del extraño caso de los datos menguantes, un asunto que debiera quedar en manos de Íker Jiménez por lo increíble que parece.

El asunto se resume rápido: el 4 noviembre descubrimos que ya había 69 casos con coronavirus, confirmados mediante prueba diagnóstica en el mes de enero de 2020,  antes de ese primer paciente registrado en España con coronavirus Covid-19, que se conoció y dató como del 31 de enero de 2020. Una semana después, Fernando Simón, confirma en rueda de prensa, que esto no es nada nuevo, que ya sabía desde junio que había 81 casos con coronavirus en España en enero de 2020, que son de muestras congeladas que se han analizado cuando ha sido posible. Pues bien, hoy acudiendo a la misma fuente, a la base de datos del de los casos notificados por las CCAA a la RENAVE , los 81 casos de enero de 2020, ahora son 45.

Que los datos se conviertan en crecientes en enero ya parecía extraño, porque casi 2000 muestras congeladas entre enero y febrero, que se habían añadido como casos confirmados, eran muchas muestras, pero al menos parecía probable.

Pero que ahora, apenas un mes después  de aflorar estos casos de enero se queden a la mitad, es paranormal, ¿o no?.

Que sí, que el Ministerio de Sanidad advierte en el acceso a su base de datos que "es importante resaltar que todos los resultados son provisionales y deben interpretarse con precaución porque se ofrece la información disponible en el momento de la extracción de datos".

Pero es que llevamos ya 11 meses de pandemia y todos y cada uno de los datos que nos sirven parecen afectados de esa "provisionalidad", que unas veces responde a los criterios de cómo contamos, o qué contamos, otras a datos agregados que luego se convierten en individualizados, otras a retrasos en la notificación, otras a problemas técnicos en la carga de datos, y otras a extraños casos de datos menguantes o crecientes.

Yo a esto más que "provisionalidad" lo llamo improvisación, que según la RAE es: Hacer algo de pronto, sin estudio ni preparación.

Lo de los datos del Covid-19 en España parece ya de ciencia ficción.

 

¡Dios ha muerto! En paz descanse
Y si somos los mejores, bueno y qué