Apuntes de un becario

El parque natural de la Sierra Norte: una buena idea para la comarca

Hace unos días, la asociación cultural de Bustares La Hincadera organizaba en la localidad una iniciativa centrada en el futuro parque natural de la Sierra Norte. Se trató de una jornada estructurada en tres conferencias, en las que intervinieron representantes de la administración regional y provincial, miembros de las principales fuerzas políticas nacionales y componentes de organizaciones civiles como Ecologistas en Acción o la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG). La respuesta del público fue amplia, asistiendo a la propuesta no sólo vecinos del municipio en el que se desarrolló sino de otros pueblos cercanos, como Gascueña de Bornova, Prádena de Atienza, Las Navas de Jadraque o Semillas.

Esto es un claro ejemplo del interés que genera en la zona un proyecto que, a buen seguro, va a influenciar positivamente a la comarca. Una sierra en la que, a la mala situación económica actual, debe sumar una crisis endémica, basada en una despoblación galopante, un gran envejecimiento de los lugareños y una carencia de medios de comunicación hoy en día fundamentales, como la telefonía móvil o Internet. Eso, por no hablar de las carreteras, aunque este es un asunto que parece se va a ir subsanando gracias al plan impulsado por la Diputación.

Es por ello que cualquier ayuda que sirva para hacer un poco más conocida sierra es positiva. Y el parque va ayudar en este sentido. Hace poco hablaba con diversos hosteleros del entorno y les preguntaba sobre si el turismo es una opción de futuro en el lugar. Todos me decían unánimemente que sí, que prácticamente es la única posibilidad de desarrollo que le queda a la parte más septentrional de la provincia. También coincidían en que es necesario hacer una mayor promoción del lugar, y una figura de protección como la que está elaborando la Junta de Comunidades va a ayudar de forma importante a conseguir esa publicidad.

No obstante, el parque natural ha generado bastantes recelos entre no pocos vecinos de la zona. Alegan que se les va a restringir las actividades que, tradicionalmente, han venido desarrollando en su vida diaria. Sin embargo, en la jornada organizada en Bustares, tanto el delegado de Agricultura y Medio Ambiente, Sergio Cabellos, como el director general de Áreas Protegidas y Biodiversidad, Alberto López Bravo, aseguraron que esto no va a ser así, que se respetarán los usos y costumbres propios de la serranía. Entonces, ¿por qué han llegado a esta conclusión los habitantes de la comarca? Quizá porque, a nivel ciudadano, se ha proporcionado poca información del proyecto, lo que ha generado la extensión de bulos entre la población.

Es verdad que desde el Gobierno regional se han convocado bastantes reuniones con alcaldes de la zona. De acuerdo con el modelo adoptado por la Consejería, los munícipes habrían sido los encargados de transmitir los avances de la propuesta a sus vecinos y, a su vez, de dar cuenta de las reclamaciones de sus paisanos a los gestores de la idea. Sin embargo, determinados regidores no han asumido su papel en este caso, lo que ha provocado la ruptura de la cadena en algunos casos.

Por ello, y en previsión de esta situación, desde el Ejecutivo autonómico se tendrían que haber impulsado otras vías de participación en las que los serranos se hubieran visto más concernidos. Un ejemplo de ello habría sido la realización de conferencias en localidades cabecera, a las que se habría invitado a los vecinos de los pueblos de alrededor. En estos encuentros se les hubiera expuesto el proyecto a los asistentes y se habrían escuchado sus sugerencias y reclamaciones. Así, al haber participado en la elaboración del Plan de Ordenación de Recursos Naturales, los habitantes de la zona considerarían el proyecto como algo suyo y se habrían evitado quebraderos de cabeza.

Porque un parque natural no es algo malo. Todo lo contrario. Si se sabe gestionar bien, puede crear unas grandes posibilidades tanto turísticas como económicas. Y todo esto, protegiendo la naturaleza mientras que se camina hacia la tan proclamada economía sostenible.

SUBMARINO
Habrá primarias