Un zángano en el palmeral

Hacia Europa en blanco

Los paseos dominicales son una oportunidad tradicional de ocio y, a la vez, una delicia: el tráfico rodado es mínimo y no hay aglomeraciones de público que dificulten la caminata. Eso no quiere decir que se desplace uno en soledad. Ciertamente, por ejemplo, se estará en compañía de las personas que, militantes de partidos políticos, salen al sol para contagiar su melodía… ¿Que qué cantan? Bondades… ¿De quién o quiénes? De los que con ellos comulgan: al fin la ideología es como una religión y el líder del partido encarna las circunstancias mortales de la divinidad en la Tierra…


… ¡Buenos días!...
… ¡Buenos días señores! Precisamente estaba pensando en Europa.
… Entonces, ¿Usted nos votará? Porque nosotros haremos de este mundo un lugar más prospero y justo…
…Y, díganme… En el caso de que yo les solicitara- documento oficial mediante- una declaración en la que afirmen y se comprometan a manifestar de buena fe los hechos o ideas que, objetivamente, puedan considerarse acertadas por parte de los otros, de sus rivales de ustedes, y atribuírselas a ellos con gran entusiasmo, ¿no tendrían inconveniente?
… Hombre, la verdad es que podríamos decirle que sí, no olvide que, por ganar- en el amor, en la guerra y en la política, vale todo- lo que sea, pero, ¿para qué engañarle?
… ¡No me dirán ustedes que los otros son el infierno!...
… Bueno, en todo caso, nosotros le ofrecemos algo incomparablemente mejor. Y si no, busque y compare…
…Pero los otros son tan humanos como ustedes. Capaces de acertar y equivocarse. Y, aunque aceptara que se equivocan más que ustedes, eso no quita para que, entre las iniciativas que tomen y las propuestas que sometan al común de la sociedad, existan también asuntos indudablemente magníficos…
… Pudiera ser que sí, no lo descartamos, de hecho llegamos a acuerdos con ellos y realizamos políticas conjuntas…
… Ya, pero, ¿cuesta tanto declararlo en público formalmente, cual se reconoce lo bueno en cualquier otro ámbito?...
… Desconocemos, por lo menos nosotros, si existen estudios al respecto y a qué presupuesto en euros habría que remitirse…
… Vamos, que nones…
… Señor, nosotros le ofrecemos el paraíso…
Luego, ya de vuelta, acabado el diálogo con tan avezados comerciales, a la vista de mi papeleta en el caballete, guardé las artes y los óleos: definitivamente, será un cuadro en blanco. Es imposible dar a luz, conferir trazos y colores a una ofrenda que se consagra eligiendo entre varios modelos consecutivamente inelegibles. Y es imposible- aunque muchos no lo crean así- porque si unos son la única verdad ya que los otros son la mentira máxima- y viceversa- si el buen tino que todos pueden tener no se observa atribuyendo a quien corresponda, ¿en quién confiar?

Beber para crecer
El derecho a decidir