Notice: Undefined offset: 1 in /homepages/20/d386092330/htdocs/www/plugins/system/k2/k2.php on line 702
Blogs de Guadaqué - La culpa fue del chachachá

Pie a tierra

La culpa fue del chachachá

La pobreza del debate político actual lleva con frecuencia (demasiada frecuencia) a nuestros políticos a utilizar como principal argumento exculpatorio la acusación al prójimo. Nadie tiene la culpa de nada; nadie es responsable de nada. La culpa y la responsabilidad siempre son de los otros. Esa falta de autocrítica y de corresponsabilidad, me parece de una bajeza y una ruindad tal que los desautoriza no sólo como políticos sino incluso también como personas.

 

Y si me fastidia que utilicen estas tretas entre ellos, más aún (me jode) que las utilicen contra nosotros, los ciudadanos.

Se empeñaron en culparnos de la crisis por vivir por encima de nuestras posibilidades, para tapar su inutilidad y encubrir a los que nos llevaron a esta situación para beneficio propio. Me indignó.

Ahora, desde algún sector de la izquierda, nos quieren hacer responsables de la mayoría absoluta del PP, que está siendo utilizada por el Gobierno para rematar lo que la crisis no se llevó por delante. “Si hubieseis votado…” Me cabrea.

Que haya millones de ciudadanos, entre los que me encuentro, desencantados, desilusionados, desanimados, defraudados, engañados y desengañados que busquen nuevas opciones de voto o que elijan la abstención como opción, es responsabilidad única y exclusiva de las políticas y de los políticos que nos han conducido a la situación actual.

Cada uno de nosotros hemos llegado a esta decisión de modo individual, no de forma colectiva u organizada; el “mérito” es totalmente suyo por haber sido capaces de ponernos de acuerdo a millones de personas en que no se merecen nuestro voto.

La abstención o cambio de voto por pérdida de confianza no es una decisión fácil. Si me apuran, es dolorosa. No conozco a nadie que dé o quite la confianza a la ligera. Algo serio ha debido pasar para que millones de ciudadanos hayamos llegado a esa situación.

Durante años, incluso décadas, los partidos que un día merecieron nuestro apoyo se han ido distanciando de los ciudadanos y de sus bases, especialmente de los jóvenes. Han empleado grandes esfuerzos en el control del aparato de sus partidos, en leyes electorales que les garanticen sus mayorías, en el desprecio a las minorías, en despolitizar la sociedad, en desmovilizar, en dificultar la participación. Han incumplido programas y promesas, han consentido la corrupción, han buscado pactos “extraños” con tal de mantener el poder o defender ocultos intereses y, desde su torre de cristal, ni han escuchado a las bases ni han sido capaces de asumir la más mínima autocrítica.

Y, ahora que las encuestas predicen su fracaso, nos echan la culpa a nosotros de no haberles votado, como amenazándonos o advirtiéndonos para que no volvamos a “equivocarnos”. Me niego a aceptarlo. Ni voté al PP, ni soy responsable de lo que haga con su mayoría.

Urge que ese sector de la izquierda reconozca sus errores porque, si no, mal van a alcanzar las soluciones. No es la Constitución lo único que tiene que cambiar en este país…

Ellos verán lo que hacen. Si persisten en su cabezonería y en culpar a los demás, ya saben lo que les puede pasar.

Si ellos no son los responsables y nosotros tampoco… la culpa será del chachachá…

 

Diez años hace
Sí a los museos