Aviso Gorra

La galbana

No sé si es efecto de los 40 grados, del ozono troposférico o de la resaca de sentirme muy española y futbolera, pero lo cierto es que me invade una galbana en estos días en los que tengo muy poca gana de hacer algo y lo que es peor, mi mente en calentura, divaga sin atino.

La ciudad se ha quedado ralentizada en esa moviola constante de la búsqueda del tesoro que empeña a Román en abrir cada día más zanjas.  Y digo yo, que si se pone de acuerdo con su amigo Gallardón, cada uno por un lado, lo mismo conseguimos tener “astra” metro en Guadalajara. Y de paso encontramos alguna utilidad para el semi-subterráneo de la N-320. La estación del nudo  podrían bautizarla y que venga San Cucufato a inaugurarla, un viernes con Cospedal y al día siguiente con Barreda.

Noto que me sube la calentura  y pongo mi pulso aletargado al remojo del chorrito pulverizador de la Calle Mayor, termómetro en mano. Pasatiempo. 94.000 euros,  multiplicado por dos grados y dividido por los pocos que sufrimos el estío en Guadalajara y los menos que nos atrevemos a transitar por la gymkana de la Plaza Mayor ¿a cuánto sale?.  

El valor de una micro gota de agua y sino que se lo digan a la MAS que ya tiene dolor de muela. Unos ponen candados al agua y otros tratan de laminarla. Y esto, ¿qué es lo que es?, que diría un murciano, muerto de la risa.

Y ahí va otro sudoku. Si quito dos delegados, me invento otro nuevo y recoloco a dos asesores y dos plumillas, ¿cuánto más me quieren los ciudadanos?  Ruego me contesten por sms, en vez de por folleto de couché buzoneado.

Seguimos en crisis y el divorcio es oficial, el de los sindicatos y el Gobierno, bueno y el de Bono también. ¿A quién además de Bono le gustan los caballos y es del PSOE?

Curso avanzado de periodismo. La tele-cuevas, el Herald Gestesa y María Antonia ya tiene quien la escriba.

Y más desidia al pensar que sólo y todavía queda un año para las elecciones autonómicas y municipales.

NOTHING PERSONAL
Un condón con dientes