Herreros y otros trastos viejos

La inercia de los errores

Todos nos equivocamos. Es humano. ¿Es también humano reconocer los errores? Sí. Sin embargo, pocos humanos demuestran poseer ese rasgo de humanidad. Pocos reconocemos nuestros errores. Sin embargo, se nos da fenomenal ver los errores que otros han cometido. La noticia internacional de hoy es que, tras año y medio sin gobierno, ocho partidos belgas se han puesto de acuerdo para formar gobierno. Y yo me pregunto: En esas negociaciones, ¿Cuánto de reconocimiento de errores y cuánto de petición de obsesiones ha habido en esas negociaciones?

Cuando dos facciones se sientan a "negociar", lo que quieren decir es que ambos expondrán lo que quieren y pelearán, con más o menos acierto o con más o menos ases en la manga, para conseguir ceder lo menos posible en las peticiones propias. Lo que no se plantean cuando van a "negociar" es una hoja de ruta de errores y correcciones.

Quiero decir, para llegar a una situación en la que es necesario negociar algo es porque se han tomado decisiones previas que han llevado a una situación que disgusta a, por lo menos, una de las partes. Es decir, que de alguna manera alguien en algo ha cometido un error. Un error de cálculo, de toma de decisión, de previsión, de comunicación... de lo que sea. Pero un error.

Al sentarse a negociar, la parte equivocada debería decir: "Señores, cometimos un error. ¿Cómo proponen que lo resolvamos? Nuestra idea es ésta". No creo que se hagan así las cosas. Desde mi humilde punto de vista, creo que las cosas no se hacen así porque existe la, en mi opinión, falsa creencia de que reconocer los errores proyecta una imagen de debilidad al contrario. Creo firmemente que quien es capaz de reconocer que se ha equivocado es el único con capacidad para solventar ese error.

Quien no reconoce sus errores, intentará taparlo, no arreglarlo. Es como si damos la vuelta a un cojín sucio. Al manchar la otra parte, ¿Qué hacemos? ¿Lo lavamos, lo tiramos o lo dejamos ahí con las manchas? Al manchar un cojín, inmediatamente, hay que lavarlo. Del mismo modo, cuando se comete un error, lo primero que hay que hacer es solucionarlo. 

Lamentablemente, no es la tónica general. De hecho, es una rareza tan excepcional que no se me viene casi ningún ejemplo a la cabeza, salvo el vergonzoso reconocimiento de Bill Clinton, que la verdad, para hacerlo así de mal, podría haberse callado. 

Los errores no se reconocen a pequeña escala, así que, ¿Con qué capacidad moral se puede pedir que lo reconozcan a gran escala? Por ejemplo, después de ver que, según en qué región de España vivas, tener una misma enfermedad significa vivir o morir, ¿Alguien reconocerá que la sanidad tiene que ser de competencia nacional con los mismos derechos para todos los ciudadanos?

Por ejemplo, al ver el alto nivel de fracaso escolar, ¿Podría alguien reconocer que la ley de educación no puede estar cambiando continuamente y que debe ser también de ámbito nacional para que todos los escolares sepan al menos con qué limita España por cada uno de los puntos cardinales? O incluso que sepan lo que es un punto cardinal.

¿Sería posible que alguna vez un político acusado de algo tuviera la poca vergüenza de dimitir y esperar a demostrar su inocencia en lugar de tratar de echar tierra encima del caso para seguir siendo un corrupto irredento a quien no le interesa lo más mínimo el pueblo español?

Ahora, que "acaba de comenzar" (léase con la mayor de las ironías posible) la carrera electoral, me pregunto con qué cara pueden hablar de democracia los candidatos cuando en los propios partidos políticos no existe democracia, cuando los candidatos son impuestos a dedo o dedazo, cuando el votante no tiene opción de elegir a sus candidatos, cuando los jueces del Consejo General del Poder Judicial son elegidos por el poder Legislativo (Congreso y Senado) en lugar de por el pueblo con votaciones o el ascenso por méritos.

¿Quién asegura que todos seremos iguales ante la Ley si quienes tienen que hacer cumplir la Ley están ahí gracias a llevarse bien con los partidos que están en el poder? ¿Dónde queda su independencia de los otros dos poderes? No existe.

Me pregunto muchas cosas y, todas, tienen algo en común: que se han cometido errores que nadie ha solucionado. Se van parcheando las cosas, como las ruedas de las bicis, pero una rueda con muchos parches, al final tiene que ser sustituida. ¿Hemos llegado al punto del reconocimiento de errores o seguiremos culpando al que está más cerca de todo lo que vaya mal?

La inercia, la Primera Ley del Movimiento de Newton, se define: "Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él".

¿Hasta cuándo durará la inercia de los errores? ¿Qué fuerzas con necesarias imprimir para que cambie?

BABEL
DE LOS FRANCOTIRADORES QUE ACECHAN TRAS UNA COLUMN...

Related Posts