Un zángano en el palmeral

La mejor noticia de la semana

Quien tiene la costumbre de despertar y conectar la radio. Quienes postergan su cita con la información a la hora de leer la prensa  mediante el soporte que tengan más a mano. Aquellos que, simplemente, acuden a los mentideros para saber de la actualidad… conocen que, entre las nuevas de cada jornada hay menos buenas: especulación, pronóstico, crítica, opinión, pero, poca cosa, escasa dedicación al lado satisfactorio de la vida. Pues bien, aún así, lo que viene a continuación es una cita que, seguramente- por inusual- confirma la regla…

 

Veamos. El domingo ocho, Aurora Egido, experta en El Siglo de Oro, nacida en Molina de Aragón, tomó posesión del sillón “B” en la Real Academia… Excelente acto protagonizado por una persona- mujer- de valía.  Según leo en Guadaqué, se han concedido dos nuevos ciclos de Formación Profesional para la provincia de Guadalajara… Buena noticia para la educación y para el trabajo. La Diputación invierte 100. 00 euros en arreglar calles y mejorar el abastecimiento… Buena noticia para la provincia y sus pueblos. Una profesora de matemáticas en Alovera viajó a Varsovia formando parte del equipo español participante en la Science Picnic, feria científica que convocó a 120. 000 personas… Otro detalle y oportunidad de excelencia educativa. Y, ahora, enseguida, para el fin de semana, El Maratón de los Cuentos… ¿Cabe mayor y regocijante alboroto? Claro que la vida es, en muchas ocasiones, eso que sucede entre tormenta y tormenta, pero vale la pena contabilizar cada uno de los momentos espléndidos que suceden para poder apreciar la magnitud de lo sucedido sin evitar nada, completamente, en su justa dimensión. Por lo tanto, declárese esta semana como la del triunfante final de la primavera… A ver, sí, es muy cursi, pero es que me dejo llevar por el entusiasmo. Cuando llega el Maratón viajo, disfruto y todo me parece inigualable. En el momento de compartir con personas todavía sin noticias de esta fiesta nuestra en la que sucede todo lo que nosotros saben que sucede, cómo, cuánto y con cuantos, trasmito- eso es lo que me parece por sus respuestas- alegría, fascinación, plenitud. Y los que ya saben lo que acontecerá para mí por estas fechas, sintonizan con esa efervescencia inocultable, alegrándose de veras… Sé que en algún momento durante la larga vida del Maratón- digamos del largo despertar entre sueño y sueño- algo va a latir de modo inenarrable a cuenta de una emoción cuya existencia se refrenda al advertir en el sujeto afectado un brillo, una entonación, un gesto. Nada definido, nada necesitado de palabras. Porque hay en el aire, en la atmósfera del Patio de los Leones un cultivo de sintonías que armoniza el gusto, la imaginación y el contento de gentes distintas e incluso, en otros lugares, antagónicas. Por eso mismo, la noticia alegre, la buena noticia que aporto, aunque solo fuera para mí, es que regreso a Guadalajara desde las palmeras de levante para escuchar a quienes me quieran contar un cuento.

Fútbol y Episteme
República