Una butaca escorada

MADEMOISELLE CHAMBON

 

Dir. Stéphane Brizé

Supongo que es imposible mirar sin pretender ver, soñar sin alguna vez partir, escapar y no huir cuando sientes la calidez de alguien que dulcemente acaricia un violín y lo hace sonar a las mil maravillas en tu honor y para deleite tuyo, excusando de esa manera el intrusismo de tu mirada furtiva.

Si en ese momento levanta su mirada en busca de la tuya, el vértigo lo inundará todo.

Es probable incluso que esa sensación vivida se idealice con el paso del tiempo o que llegue al punto de perturbar nuestra cotidianeidad impidiéndonos, en el mejor de los casos, conciliar con facilidad el sueño. Es la calidez que arropa esa vigilia.

Son lágrimas a punto de ser derramadas que se agolpan en el latir de la inconsciencia y mueren si se secan y nos inundan y nos ahogan con sobriedad y con hastío.

Por eso lo mejor es desprenderse de formalismos, de no hacer caso a la razón.

Ya el director de Mademoiselle Stéphane Brizé nos adentró en el universo del ensueño y la cautela en su anterior película "No estoy hecho para ser amado", una cinta de un enorme calado emocional que nos sumergía en la desidia de la franqueza que solo se vislumbra desde la soledad, desde la consciencia de quien se siente día tras día solo.

En la nueva película del director francés se puede observar desde un punto de vista totalmente nuevo, la liviandad que siente quien ama y creía adormecido ese latir. Cuenta la historia de Jean, una muy buena persona que tendrá que luchar por escapar de la dicotomía que envuelve su vida y que le hace por momentos comportarse como nunca antes lo había hecho. Padece a sabiendas del dolor que también causa, pero acaricia en esos momentos la felicidad. Es una difícil tesitura.

La música en este caso es fundamental para llevar al espectador a alcanzar ese cenit y sentirse cerca de la historia. El piano y por supuesto el violín son dos actores más en los que el director confía para dar credibilidad a su historia.

Galardonada con el premio Cesar de la academia de cine francesa como mejor guión adaptado en 2010 y candidata al Spirit Award en la categoria de mejor película de habla no inglesa, hoy se lleva también mi reconocimiento y aplauso.

Página web oficial:
http://www.rezofilms.com/distribution/mademoiselle-chambon

(Mejor en VO)

TAPAS
PLAZA NUEVA PARA UN DIOS CABREADO

Related Posts