Aviso Gorra

Madre

Esto se lo escribí a mi madre hace tres años en papel prensa y me apetecía repetirlo en la digital aprovechando que mañana es su día.

Intuir el misterio de la vida y multiplicar por diez tu existencia fue todo uno. Nadie te dio tiempo para meditar tu vocación y ya estabas amamantando sentimientos sin que te rebosara nunca la magnitud de ser madre a la enésima potencia. Dividir tu corazón en mil porciones y que nunca falte, hasta vaciarte. Sin darte cuenta, dejaste tu alma enajenada, y tus ilusiones empeñadas, mientras acunabas nuestras dudas. Cientos de peces y panes, de besos y perdones, de sueños y dolores, de caricias y confidencias, de instinto y de sapiencia. Sal y pimienta.
Pariste con dolor prolongado por una felicidad efímera de tener y luego resultó que todo era dar. Una y cien veces. Anticipándote siempre a la jugada del azar. Adelantando incluso al deseo por ese cordón umbilical que siempre dejaste abierto.

Filosofía empírica, afinando en cada momento nuestros devaneos.

Por fuera la sonrisa se descuaja, pero por dentro rueda la lágrima de tortura por el temor contenido y se ahoga el aullido de tus tres vidas fusiladas. Capaz de convertir tu dolor en un ronroneo que vibra en tu garganta, para que tu cuerpo mutilado no se derrumbe. Vivir por y no para. Mamá Grande.

Sigues tatuando tu amor en cada una de nuestras existencias. Y así, cargas tu presente de paciencia porque nuestro futuro no puede esperar. Ternura para el abrazo y fuerza para empujarnos a ser hijos e hijas de la vida. Cocinaste nuestra levedad de ser con el hormigón de tu conciencia y ya ves, nos creció arraigado, el orgullo de tenerte como madre. Que sepas, que mi mano no deja de nombrarte, por eso, aunque tarde, reescribo mi primera poesía: Mi mama me mima. Amo mucho a mi mamá.
BRUTALIZACIÓN GENERAL
CASOS Y COSAS DE CREATIVIDAD Y VACACIONES

Related Posts