Pie a tierra

Repetir la historia

Hoy me apetece cantaros una canción. No es que esté contento; ya sabéis que “cuando el español  canta…”.
La llevo metida en la cabeza desde hace semanas. No sé por qué, pero me suena y me resuena cuando me acuesto, cuando me levanto, en el coche, cuando veo los telediarios…
Sí eso es, los telediarios. Ellos son los que me la han recordado. La actualidad aparece reflejada en esta canción y quizá de ahí proceda su repetición machacona en mi interior…


Esto es la murga (¡pum- pum!)
los currelantes (¡pum- pum!)
que al respetable
buenamente va a explicaaaaar
el mecanismo (¡pum- pum!)
tira “palante” (¡pum- pum!)
de la manera más bonita, y populaaaaaar
“sacabe” el paro y “haiga” trabajo,
escuela gratis, medicina y hospital;
pan y alegría nunca nos falten
que vuelvan pronto los emigrantes
“haiga” cultura y prosperidaaaad.
Estribillo de “La murga de los currelantes”
Carlos Cano, 1977

Que se acabe el paro, que haya trabajo, que sean gratis la escuela, las medicinas y el hospital, que no nos falten el pan y la alegría, que vuelvan los emigrantes, que haya cultura y prosperidad… Carlos Cano lo clavó. Vio claramente la situación de España en la actualidad. Y lo hizo hace 37 años. ¡Qué genio!
O no. Quizá no se trata de adivinación, sino de un retroceso. No es que Carlos Cano se acercase a la España del 2014, sino que la España del 2014 ha retrocedido hasta la época del cantante. Treinta y siete años después se repiten, una por una, todas las reivindicaciones, se repiten uno por uno todos los deseos del autor y de aquella sociedad.
Y ante este vertiginoso retroceso, el PP dice, orgulloso, que vamos “en la buena dirección”. ¿Hasta dónde querrán llevarnos?

Peatones
Mi opinión