Apuntes de un becario

Señor Rajoy: ¡váyase!

Apenas llevo unos días en España y todavía no salgo de mi asombro. Cada vez que sintonizo la radio, pongo la televisión o leo los periódicos todo lo que aparece son todo malas noticias. A la pésima situación económica se añade la  más que cuestionable acción de Rajoy al frente del país. Un ejecutivo que, en los dos años que lleva en La Moncloa, se ha caracterizado por los recortes, la involución social, y la reducción de derechos civiles y sociales de la más diversa índole.


En una legislatura que ya se puede calificar de ominosa, no sólo se han despedido profesores, médicos y enfermeras –entre otras lindezas–, sino que se han reducido becas, se han paralizado infraestructuras y se han bajado salarios. “¡Esto es por la crisis!”, argumentan los adeptos que, desde un dogmatismo incomprensible, todavía siguen apoyando a Mariano. Sin embargo, leyes cavernarias como la del aborto, impulsada por el ministro Gallardón, no se explican por el contexto de contracción económica que vivimos. ¿O acaso la prohibición de interrumpir voluntariamente el embarazo va a permitir sacar de la pobreza a miles de españoles? Evidentemente, no.

La última noticia protagonizada por nuestro bienhechor gobierno ha sido la desvelada por la Cadena Ser, según la cual el PP habría ocultado más de 5.000 documentos a la Justicia. La emisora de radio ha tenido acceso al acta del registro que, hace unos días, ordenó el juez Ruz a la sede madrileña de la formación conservadora. En el mencionado comunicado oficial se asegura que, durante las horas que las fuerzas policiales estuvieron en Génova 13, se apoderaron de 5.067 papeles.

Una cantidad de material indignante si se tiene en cuenta que el pasado mes de julio, el magistrado hizo un requerimiento al partido en el gobierno para que entregase toda la información relativa a las reformas que los populares habían hecho en su sede nacional. Una exigencia realizada después de que Pablo Ruz observase un desfase de 140.000 euros en las mencionadas reformas, cantidad que podría proceder de financiación ilegal. Pero, lejos de la cacareada colaboración con la Justicia que defendían los dirigentes del PP, en verano sólo se entregó el 10% de los documentos susceptibles de ser investigados. Fueron apenas 520 papeles los que se hicieron llegar a instancias jurídicas. ¿Acaso desde la formación de Rajoy tenían algo que ocultar? El presidente del gobierno, ¿tiene miedo a que se sepa la verdad?

En una situación de emergencia económica y social como la que está viviendo España, el gobierno es el primero que debe dar ejemplo. Está obligado a ser transparente y erradicar la corrupción de su seno. De lo contrario, no tiene autoridad moral para pedir sacrificios a los españoles. Por ello, señor presidente, además de ser honrado, usted debe generar ilusión y esperanza entre los compatriotas. Pero, si no es capaz de cumplir esto –que no lo está siendo– sólo le resta una salida digna: la dimisión.

PD: Es escandalosa la subida de la luz para el año que viene. Con medidas como ésta vuelven a ser los ciudadanos los paganos de la mala situación económica. Otra medida antisocial de La Moncloa.

PD2: No quiero pasar por alto la decisión de la Asamblea Francesa de denunciar lo conservadora que es la nueva ley del aborto española. Sólo el ultraderechista Lepen se ha posicionado a favor de la norma española. Señor Gallardón: espero que tome nota.

Esta noche de farra y alegría
La última Navidad