Tauromaquia

Destacado 

Temporada 2020… crónica de un Fracaso Colectivo

 

Pero… ya no solo de la temporada taurina, sino también de: la turística, de casi todo el deporte, la sanitaria, la escolar, la hostelería, la legislativa, la eclesiástica, de la justicia, la administrativa… sino a todas las variadas temporadas alcanza la pandemia, para hacer valer la Disciplina filológica que señala su culto origen griego. Pues viene de pan (todo) y demos (pueblo). O sea que afecta a la reunión de todo el pueblo. 

De ahí, con seguridad, la oportunidad política del haber nombrado a un filósofo para dirigir la Sanidad de este país y así poder dictar sus consejos sobre las aglomeraciones… que no parecen hayan sido muy atendidos. Y así estamos… enamorados de su rebelde flequillo. Verdad es que lo desconocido por venir, salvo para Bill Gates, que lo sabe todo, ha dejado en paños menores a la OMS y a todos los regidores mundiales en la dirección de sus pueblos por intentar remediar el desaguisado. Y en esto, casi nadie nos supera…

Porque si por activa y por pasiva nuestros políticos de todos los niveles administrativos se han encargado, con gran tesón, de librarse de las críticas apelando a lo desconocido; si es mayor verdad el que la ciudadanía nunca se hubiera imaginado semejante ineptitud organizativa y contradictoria, en la dirección de la pandemia, desde un gobierno que se declara de coalición, además de 17 autonomías y sus 8.131 municipios. O sea, en toda regla… un Fracaso Colectivo.

Y como la Tauromaquia va, según marca la historia, del brazo de los momentos políticos del país, pues casi se puede aseverar, para definir su estado actual, como más de lo mismo. Y es que se entró en una especie de parálisis organizativa donde los empresarios, profesionales, ganaderos y todo el mundo taurino, no sabía por donde tirar y sobre todo de qué manera.

Hasta que, como un mal menor y para que los toros tuvieran presencia, aunque pequeña en la vida nacional, se organizan una serie de espectáculos, sin el beneplácito general de los interesados y que, al menos, mantuvieron un cierto interés entre los aficionados que vivíamos en un erial de sensaciones taurinas. Le llamaron los toros de la restauración y algún malpensado recordó la historia política española del XIX. Cuando la llamada Restauración monárquica de Cánovas / Sagasta, acuerdan mediante El Pacto de El Pardo, repartirse los mandatos de gobierno mediante la mayor cacicada de la historia de este país, en búsqueda, según apostaron, de su estabilidad política. Los hay malpensados, oigan.

Como consecuencia de lo vivido hasta ahora por el mundo taurino y muy a pesar de ello, estamos en una especie de punto de partida repetido del marzo pasado, con las cábalas organizativas a expensas y las expectativas de que tantas vacunas alumbradas en otoño, cual setas, nos iluminen en el camino que nos lleve a la gran victoria, según dicen lo que entienden de esto, se supone, ante este ensayo de Apocalipsis de San Juan…

Criticable o no esta restauración taurina, lo cierto es, pese a su escasez de festejos, sí hubo eventos dignos de tener en cuenta cual fueran de temporada normal, puesto que su calidad no conjuga con la cantidad de la misma. Y en este apartado, El Señorío Molinés ha sido conocido y reconocido en el mundo entero taurino gracias a su hijo, Juan Ortega y sus tres tardes toreadas en: Linares, Córdoba y Jaén, llegándosele a distinguir con el trofeo Oreja de Oro de RNE. Siendo el segundo, vinculado a Guadalajara, en obtenerlo. Y es que lo realizado en Jaén, con Basurilla 153, de la ganadería de Cortés, ha quedado en los anales de la historia taurina, por haber convencido y triunfado con un TORO y un hacer, que emociona a todos, resucita La Tauromaquia y silencia a los más de colegas…  

Y en cuanto a la temporada en Guadalajara… los honores se los lleva Almoguera, que celebró la feria de La Antigua con una interesante corrida miureña, donde se echó de menos, en el cartel, a Sánchez Vara. Sobre todo, por sus 20 años de alternativa, cuya celebración se ha postergado, por el covid-19 y sus exigencias sanitarias, cuando todo   ya estaba organizado por La Tertulia Taurina Saleri II, que en cuanto se pueda… lo hará.

De la capital poco decir, pues pronto se decantaron por el cierre, ante la imposibilidad de dar encierros, único atractivo para la empresa. Quedando Las Cruces al albur de una explotación alegal, como Terraza de Verano y entrada al negocio por la Puerta Grande Iván Fandiño… perdónelos Maestro, porque saben lo que hacen… saben lo que hacen.

De los expedientes sancionadores finalizados o en curso, La Junta, fiel seguidora de la ley de Transparencia… pues todavía no ha mandado publicar las sanciones impuestas. Que en el caso del presidente de los festejos accedió a un importe de cuatro cifras, ya abonado, más los intereses que conlleva de exclusión moral en su desempeño. Ni cómo está la sanción a la empresa en 2018; ni cómo el expediente, por afeitado, a la ganadería de Miranda y Moreno. Transparencia, transparencia…

Y como se estará trabajando por el consistorio en el empeño de emular a Pamplona y sus encierros… para darles una ayuda de por donde deben ir los tiros. Decirles que la Casa de Misericordia les puede ayudar mucho en tan quimérica ilusión. Sobre todo, en el asunto dinerario, que eso sí que lo cuidan nuestros políticos… así que hacerles llegar, por fidedigna información, que los costos abonados en el año 2019, a la Casa Chopera, encargada de los 8 encierrillos nocturnos y 8 diurnos por uso del cabestraje, de origen alcarreño con admiración nacional, ascendió al total de 47.584 €. Sin comentarios… 

Echen bien las cuentas, porque en ese monto dinerario se incluyen transportes, cuido y manutención de los animales… echen las cuentas, porque ya gastaron algunas decenas de miles de euros en publicidad para el logro de la calificación de los encierros como de Interés Regional; y también echen las cuentas del calendario, porque desde final de febrero de este año, duermen en el despacho de la alcaldía propuesta de trabajo para la redacción del Pliego de Condiciones para licitar el contrato de arrendamiento de la plaza. Y que ya les aseguro que no se hará, visto lo visto y comprobado lo comprobado.

Y es que, como dijimos al inicio, la pandemia se ha llevado por delante las intenciones, las ganas, las promesas, la efectividad, la planificación y hasta, si me apuran, una comida entre personas serias, que es asunto muy importante, por ser de las más interesantes y agradecidas. 

Todo esto y más se llevó la pandemia. Pero no podrá borrar nunca de nuestro recuerdo, a los hasta ahora cerca de 80.000 compatriotas de una de la mejor generación de españoles que se fueron y a todos nos marcaron, desde nuestra infancia y en las peores circunstancias, el camino por el sendero correcto del buen hacer, basado en el mejor esfuerzo, el trabajo, la tolerancia, la moral y la ética para que la vida no sea un calvario de frustraciones que termine en un Fracaso Colectivo. 

Que la tranquilidad acompañe en estas Fiestas y el venidero 2021, a todos los seguidores de este modesto comentarista… aficionado a La Tauromaquia.  

Carta a los Reyes Magos
DICHA O TRAGEDIA