Un zángano en el palmeral

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

TRES CUENTOS DE NAVIDAD

Publicado por en en Un zángano en el palmeral

Acabamos de entrar en la última estación. Es invierno después de las elecciones en Cataluña y del sorteo de la lotería. Somos personas experimentadas, comensales de éxito entre compañeros de trabajo y amigos. Los reyes del regalo opaco. Por lo tanto, con la bufanda cerca, más independentistas que antes- o su reverso- pensando en el niño de los millones que puede aparecerse en enero, antes de más comidas y bailes y copas, tres cuentos. Tres cuentos de Navidad… o, en Navidad.

GEOPOLÍTICA NAVIDEÑA

Quienes abrieron regalos y brindaron ante los abetos navideños aquel año postrero de la segunda década del siglo XXI, lo desconocían. Sus celebraciones fueron realizadas contando con la presencia de ciertos invasores. El éxito de los madereros de Oregón, Estados Unidos, supuso la exportación masiva de árboles infectados con picudos, gorgojos, avispas parasitarias y palomillas. Las multinacionales yanquis se revalorizaron en bolsa y crecieron como proveedores mundiales de los productos químicos elaborados contra las plagas. Una nueva ofensiva imperialista triunfaba.
Los Reyes Magos, mientras, sonreían sobre sus camellos camino de Belén. Al viejo Santa le iban muy mal las cosas.

DE LA FAMILIA AL PLATO

Al, empresario de éxito al frente de una franquicia cárnica, una semana antes de Navidad, está a punto de perder todo lo que tiene durante una partida de póquer en el casino. Su rival, un poderoso político, a cambio de la deuda a la que se ha hecho acreedor, exige una serie de delicias que deberán servirse en la mesa a la que concurrirá con un grupo de amigos. Precisamente el 28 de diciembre.
“El carnicero”, promete satisfacer lo demandado y piensa en la familia. Ellos contribuirán, habrán de poner de su parte, a fin de que evite la ruina.
Convoca, para la cena del día 24 a sus padres Ruth y Joseph prósperos contrabandistas; su hermana, Linda, dueña de un prostíbulo para hombres y mujeres adinerados, los gemelos Bert y Lucas pederastas, y su tía, hermana de Joseph, Rosalind, propietaria de una empresa de catering mediante la que encubre su verdadero negocio, el tráfico de drogas.
Tras los postres Al propone un brindis…
─ Queridos padres, tía, hermanos… Por la familia. Porque nos mantengamos siempre unidos. Gracias por ayudarme… aunque no sepáis todavía como.
Todos beben contentos y, al poco, reposan sobre la mesa sin vida.

Todos menos Al.
─ Ahora, yo mismo haré el despiece queridos míos. Os esperan en el asador.

LO SUYO ES PURO TEATRO

Durante estos días viste la ropa justa. Aquella que permite asistir adecuadamente aviado a un acontecimiento profesional, entre amigos, familiar o galante. Sin embargo, hay algo que resulta indispensable, más que el terno distinguido… Los sicarios asesinos llevan un estuche para guardar efectos de trabajo; quienes se dedican a la música portan el instrumental en maletines a fin de callar la nota; los médicos, los ejecutivos y él. Él también lleva una valija. Un equipaje de mano dentro del cual están perfectamente dispuestos los rostros de la Navidad.
Camina con el mohín simpático del hombre de mundo que se torna cordial también entre las gentes del barrio y, en cuanto llegue a casa, antes de salir del ascensor, cambiará el látex expresivo y saludará a la familia con asco, aunque parecerá felizmente enamorado de la sangre de su sangre.
Es difícil contentar a todos, pero basta actuar como un profesional para salir airoso de los compromisos de la vida.

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Miércoles, 24 Enero 2018

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies