El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, en la rueda de prensa sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno. El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, en la rueda de prensa sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno.

105.379 euros para la certificación forestal en diversos montes de Cuenca, Guadalajara y Toledo

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado en su reunión de este martes la orden de encargo de la Consejería de Desarrollo Sostenible a la empresa pública GEACAM para la prestación del servicio de apoyo técnico para la certificación forestal en diversos montes de las provincias de Cuenca, Guadalajara y Toledo, por valor de 105.379 euros.

Como ha explicado el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, en la rueda de prensa sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno, “desde el Ejecutivo regional nos marcamos un importante compromiso en esta legislatura, como es la apuesta firme por la gestión forestal social y ambientalmente responsable, fomentando la certificación forestal de los montes que son responsabilidad pública como garantía de sostenibilidad”.
 
De esta forma, ha señalado que este objetivo se contempla en el Plan Estratégico de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad 2020-2023 en la línea de aumentar el valor del medio natural apostando por el reconocimiento internacional de la gestión forestal en Castilla-La Mancha a través de la certificación forestal, como garantía de buena gestión y de ventaja competitiva en los mercados.
 
“La certificación forestal es una herramienta que garantiza a la sociedad que la gestión que se realiza sobre los espacios forestales atestigua su sostenibilidad, porque se realiza aunando criterios ecológicos, sociales y económicos, lo que imprime un sello de calidad a la gestión y un carácter diferenciado a los productos forestales que proceden de montes certificados que son gestionados con criterios de sostenibilidad”, ha asegurado Escudero.
 
Para ello, se ha previsto seguir avanzando de cara a este año 2021 aumentando la superficie certificada en la región, centrando las actuaciones inicialmente en tres provincias: Cuenca, Guadalajara y Toledo. “Vamos a implantar eficazmente los Sistemas de Certificación Forestal, para aumentar la superficie certificada en montes gestionados a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible”, ha indicado el consejero.
 
Los dos esquemas de certificación forestal con proyección internacional que actúan en España son FSC (Forest Stewardship Council – Consejo de Certificación Forestal) y PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification Schemes o Programa para el Reconocimiento de Esquemas de Certificación Forestal).
 
Actualmente, la superficie certificada de gestión pública en Castilla-La Mancha sólo se encuentra en la provincia de Cuenca, con un total de 56.306,8 hectáreas (ha) distribuida de la siguiente forma: PEFC con 51.443,69 ha., en montes pertenecientes a Cuenca capital, Huélamo, Tragacete, Las Majadas, Uña y Talayuelas; y certificado por FSC con un total 4.863,11 ha. que se certificaron en agosto de 2020 en montes de Los Palancares.
 
Actuaciones en Cuenca, Guadalajara y Toledo
 
Con la ejecución del encargo a GEACAM, que ha aprobado el Consejo de Gobierno, se reforzarán las actuaciones para aumentar la superficie forestal certificada, fundamentalmente a través del estándar FSC. Así, como ha explicado el consejero, en la provincia de Cuenca el objetivo para el año 2021 es mantener los certificados PEFC existentes y aumentar la superficie FSC de los montes que ya cuentan con dicho certificado.
 
Por su parte, en la provincia de Guadalajara ya han comenzado los trabajos para la certificación de los Montes de Utilidad Pública (MUP) nº 83 y 234 del término municipal de Villanueva de Alcorón (4.038,81 ha) y del MUP nº 162 del término municipal de Peñalén (2.406,36 ha), siendo necesaria la culminación de todo el proceso, así como el análisis sobre diversos montes en la zona del Alto Tajo y en la Sierra Norte de la provincia, de manera prioritaria.
 
En tercer lugar, en la provincia de Toledo han comenzado los trabajos en el MUP nº 36 denominado ‘Cañadillas, El Burdel y Peñascosas Altas’ en el término municipal de Sevilleja de la Jara para la certificación de productos no maderables y de servicios ecosistémicos, por su valor en relación a la actividad cinegética, siendo necesario el análisis y ejecución de los trabajos para certificar productos maderables y no maderables en los términos municipales de Los Navalucillos, Sevilleja de la Jara y Robledo del Mazo, preferentemente, pudiendo también valorar territorios del norte de la provincia de Ciudad Real limítrofes con este territorio.
 
Para todo ello, como ha manifestado Escudero, se contará con un equipo técnico específico para apoyar al personal de los servicios provinciales, en la redacción de toda la documentación necesaria y la realización del análisis del estado de los montes y de su gestión, para proponer las mejoras o modificaciones necesarias, la redacción de los estudios socioeconómicos y ambientales y articular los expedientes vinculados a conseguir el sello de certificación. La duración del servicio, en esta fase, es desde el día 1 de abril al 31 de diciembre de 2021.
 
Apoyo al sector forestal de Castilla-La Mancha
 
José Luis Escudero ha recordado que en Castilla-La Mancha contamos con más de 3,5 millones de hectáreas forestales, de las que 2,7 millones lo son arboladas, que añaden al paisaje de la Comunidad Autónoma una diversidad biológica y paisajística de valor incalculable y que, en conjunto, representa casi el 45 por ciento de la superficie total de la región. Por ello, ha asegurado, “estamos obligados a comprometernos en su conservación y en un uso sostenible, porque es tiempo de reactivar el papel de los bosques para incorporarlos al nuevo modelo económico circular que queremos implantar en nuestra Comunidad Autónoma”.
 
De esta forma, ha trasladado las diversas medidas encaminadas a su reactivación en la región y la puesta en valor de la biodiversidad forestal para visibilizar el papel de los bosques ante la sociedad. “Estamos trabajando de forma activa para lo que hemos conformado la Mesa de la Madera y la Mesa de la Resina de Castilla-La Mancha, precisamente para reactivar ambos sectores. Nos hemos incorporado como socios a EUSTAFOR (Asociación Europea de Administraciones y Empresas Públicas Forestales); además de retomar nuestra participación como socios en FSC-España al igual que ya lo éramos de PEFC-España”, ha recalcado el consejero de Desarrollo Sostenible.
 
Por último, se ha referido a las ayudas para apoyar el sector, como la de 25 millones de euros para la ejecución de tratamientos selvícolas en Castilla-La Mancha, que llegó a 811 beneficiarios, con el objetivo de mejorar las masas forestales de la región. Y la inyección de 2,9 millones de euros para la eliminación de residuos forestales, “una labor imprescindible para la buena gestión de las áreas cortafuego de nuestros montes y, con ello, contribuir a la prevención de cara al riesgo de incendios forestales”, ha indicado.
 
“Inversiones que suponen una importante inyección de recursos económicos para el mantenimiento del tejido empresarial asociado al medio forestal y su papel en las zonas rurales, además de ser una herramienta en la lucha contra la despoblación”, ha concluido el consejero.

Visto 211 veces