El delegado de Desarrollo Sostenible ha destacado que “aunque nunca nos van a parecer la situación óptima mientras arda una sola hectárea en la provincia". El delegado de Desarrollo Sostenible ha destacado que “aunque nunca nos van a parecer la situación óptima mientras arda una sola hectárea en la provincia".

Buen balance en la campaña de incendios en Guadalajara con solo 250 las hectáreasafectadas

El número de hectáreas de terreno forestal afectadas por incendios forestales este verano en Guadalajara ha sido un 75 por ciento menos que la media de los últimos diez años en la provincia, según ha informado hoy el delegado de Desarrollo Sostenible, José Luis Tenorio. En concreto, han sido 250 las hectáreas forestales afectadas por las llamas, frente a la media de 1.005 hectáreas que ardieron en la última década. 

En cuanto a la superficie agrícola afectada, la cifra de este verano asciende a 543 hectáreas, frente a una media de 584 en los últimos diez años.

El delegado de Desarrollo Sostenible ha destacado que “aunque nunca nos van a parecer la situación óptima mientras arda una sola hectárea en la provincia, sí que es cierto que los datos de este verano son de los mejores de los últimos años, ya que ha ardido un 75 por ciento de superficie forestal menos de lo que viene siendo la media de la última década, lo que al menos nos permite pensar que estamos trabajando adecuadamente”.

En este sentido, José Luis Tenorio ha destacado que esta mejoría en los datos se debe, en gran parte, a la rápida intervención del operativo contra incendios, como demuestra el hecho de que 83 de los incendios declarados no han pasado de la fase de conato, lo que supone que la superficie quemada no superó una hectárea. En otros 34 casos las llamas arrasaron una superficie superior a la hectárea.

“En muchos casos no podemos evitar que se inicie un fuego, pero hay una gran diferencia en la evolución del mismo en función de la rapidez con la que se actúe sobre las llamas y de los trabajos previos de selvicultura que se hayan realizado en la zona”, ha explicado el delegado de Desarrollo Sostenible.

El incendio que ha afectado a una mayor superficie este verano, fue el que se declaró en la vecina Comunidad de Madrid, en concreto en Valdepiélagos y se extendió a los términos municipales de El Casar y Mesones, afectando a 438 hectáreas de la provincia de Guadalajara.

En cuanto al origen de las llamas, el 17,4 por ciento de los incendios de este verano en la provincia han sido causados por cosechadoras, el 16 por ciento por rayos, el 11,6 por ciento se considera que han sido intencionados, el 10 por ciento tiene su origen en líneas eléctricas, otro porcentaje similar se iniciaron con la quema de residuos agrícolas y el resto se han debido a negligencias y otras causas.

Labores de selvicultura preventiva

El Plan de Emergencia de Incendios Forestales (INFOCAM) establece como época de peligro extremo el periodo contemplado entre el 1 de junio al 30 de septiembre, ya que es en este periodo cuando ocurren la mayoría de los incendios forestales. Finalizada esa época de mayor riesgo, el operativo sigue funcionando y pasa ahora a realizar labores de prevención. Esto supone que los especialistas forestales que integran la brigadas terrestres y helitransportadas, así como el personal de vigilancia, mantenimiento y parte de los operadores de la red de comunicaciones, durante los meses de otoño, invierno y primavera desarrollan trabajos de selvicultura preventiva.

Gracias a esta actividad se consigue disminuir notablemente los combustibles forestales, facilitando así la extinción en caso de incendio. La previsión para este año, según ha detallado José Luis Tenorio, es alcanzar las 1.450 hectáreas tratadas en 35 términos municipales de la provincia.

El delegado de Desarrollo Sostenible se ha referido también al programa de mantenimiento de los trabajos de selvicultura preventiva que se lleva a cabo mediante el pastoreo de la mano de ganaderos de la provincia. Son 34 los ganaderos que forman parte de esta iniciativa y que extienden su actividad a 800 hectáreas.

Junto con las tareas de selvicultura, durante otoño, invierno y primavera, se mantiene un pequeño dispositivo de extinción por si fuera necesario su actuación en caso de algún incendio que puede producirse, principalmente en época de grandes sequías. Asimismo, este dispositivo colabora también en tareas de limpieza en vías de comunicación en caso de grandes nevadas.

Visto 293 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.