El dirigente de esta organización, que representa a algunos titulares de cotos de caza, se negó al registro de su vehículo ante las indicaciones de los agentes de la autoridad. El dirigente de esta organización, que representa a algunos titulares de cotos de caza, se negó al registro de su vehículo ante las indicaciones de los agentes de la autoridad.

Denunciado el presidente de ÁTICA-Guadalajara por obstrucción a la labor de los Agentes Medioambientales

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla La Mancha (APAM-CLM) ha calificado de “grave” la actuación del presidente de la Asociación de Titulares de Cotos de Caza (ÁTICA) de Guadalajara, que se negó a seguir las indicaciones de los agentes que le ordenaron la apertura de su vehículo, en un control rutinario, por lo que fue denunciado por estos.

Según ha conocido APAM-CLM, la denuncia se produjo cuando  el presunto infractor se negó a seguir las indicaciones de los agentes, que le ordenaron la apertura del vehículo ante la sospecha de que pudiera portar armas o piezas de caza, teniendo en cuenta el lugar y la hora en la que tuvieron lugar los hechos. 

Ante la negativa a seguir las instrucciones de los agentes, estos se vieron obligados a requerir el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, quiénes acudieron posteriormente a su domicilio a realizar las oportunas comprobaciones, siendo éstas ineficaces al haberse podido desprender el autor de los hechos de cualquier elemento de prueba que pudiera implicarle en la comisión de un delito o infracción contra el Medio Ambiente o la Flora y Fauna silvestres.

Teniendo en cuenta los hechos, el denunciado ha sido propuesto para sanción por incumplimiento a lo establecido en el artículo 70, apartado c) de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha, que establece que “Los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha y demás funcionarios que desempeñen funciones de vigilancia, inspección, custodia y policía, están facultados para inspeccionar y examinar los vehículos, zurrones, armas, u otros útiles que utilicen los cazadores o quiénes les acompañen”. De esta forma, el denunciado podría enfrentarse a una sanción de hasta 6.000€ y la retirada de la licencia de caza desde 1 a 3 años.

DOBLE DENUNCIA

Resulta llamativo que, tras estos hechos, el denunciado haya interpuesto una denuncia contra un Agente Medioambiental porque, según publica él mismo en una red social, el agente le realizó una fotografía al documento nacional de identidad y le indicó que abriese el vehículo “actuación para la que no es competente”.

En cuanto a la realización de fotografías al Documento Nacional de Identidad u otra documentación de carácter personal, práctica habitual en todos los colectivos de policía, se trata de una actuación permitida por la Ley de Protección de Datos, al tratarse de una intervención ejercida por funcionarios de las Administraciones Públicas en el ámbito de sus competencias de policía medioambiental, como son, en este caso, la persecución de la infracción y el delito medioambiental. Dichos archivos son eliminados una vez se realizan las comprobaciones oportunas para el buen desarrollo de las actuaciones, siendo tratados en todo momento con total confidencialidad, tal cual establece la citada norma.

A criterio de APAM, resulta especialmente grave que se utilicen las siglas de una organización como ÁTICA-Guadalajara en aras de un interés personal, que únicamente busca enturbiar la importante labor de un colectivo como el Cuerpo de Agentes Medioambientales, que ha desarrollado una actuación profesional y ajustada a derecho, cuyo resultado, en este caso, no fue del agrado de la persona denunciada.

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha quiere mostrar su agradecimiento a otras organizaciones y miembros del sector cinegético, que se han desmarcado de las actuaciones emprendidas desde ÁTICA-Guadalajara, a la par que instar a todos los cazadores que ejercen su actividad en Castilla-La Mancha a seguir las indicaciones de los Agentes Medioambientales y otros Agentes de la Autoridad competentes en la materia, ya que, de lo contrario, podrían verse inmersos en un procedimiento sancionador por infracción grave a la Ley de Caza de Castilla-La Mancha, siendo los principales perjudicados por estos hechos. Por no hablar de que de la eficacia de las actuaciones de los Agentes Medioambientales depende también  de que se vele adecuadamente por los derechos de las personas que desarrollan esta actividad de forma legal, cuestión que debería de ser una prioridad para ÁTICA.

Visto 634 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.