Dos personas sorprendidas cazando ilegalmente en la berrea del ciervo en El Recuenco.  Un apicultor que utilizaba una “red japonesa” en sus colmenas. Dos personas sorprendidas cazando ilegalmente en la berrea del ciervo en El Recuenco. Un apicultor que utilizaba una “red japonesa” en sus colmenas.

El Seprona investiga a varias personas por conductas de furtivismo

La patrulla del Seprona de la  Guardia Civil de Brihuega ha instruido diligencias por un supuesto delito relativo a la protección de la flora y la fauna cometido en un coto particular de la localidad de Trillo. 

Los investigados habrían cazado ilegalmente un ciervo y uno de ellos estaba procediendo a su decapitación para llevarse el trofeo, cuando fue sorprendido en terrenos sometidos a régimen cinegético especial sin contar con el preceptivo permiso del titular del coto. Además de que esta conducta se habría desarrollado con incumplimiento manifiesto de lo preceptuado en la legislación de caza, en su huida del lugar habría puesto en peligro la integridad física de varias personas.  

Así mismo dos personas habrían incurrido en la comisión de importantes infracciones a la legislación de caza, cuando fueron sorprendidos por los efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza de la  Guardia Civil de Guadalajara  en las inmediaciones de la localidad de El Recuenco en plena época de berrea del ciervo, sin contar con la documentación preceptiva para la práctica cinegética.

Las consecuencias penales de la caza ilegal

Es importante resaltar que las conductas de furtivismo y caza ilegal están tipificadas en los artículos 334 y 335 del Código Penal y pueden llevar aparejadas penas de prisión de seis meses a dos años, retirada de la licencia de caza de dos a cinco años, retirada de los permisos de armas, el pago de los daños causados y el decomiso de los trofeos, además de las infracciones contempladas en la legislación de caza de Castilla La Mancha que prevé sanciones de hasta 60.000 euros. 

El uso de medios y artes prohibidas en el medio natural

El propietario de un asentamiento apícola situado en la localidad de Malaguilla (Guadalajara) ha sido denunciado por el  Servicio de Protección de la Naturaleza de la  Guardia Civil  de Guadalajara cuando hacía uso en su colmenar de una red prohibida para caza de aves. Las “redes japonesas” son consideradas medios de caza no selectivos y su uso puede tener consecuencias muy negativas para la avifauna, el infractor se podría enfrentar a importantes sanciones económicas.

La necesidad de concienciar sobre estas conductas delictivas

La dificultad que conlleva la lucha efectiva contra las conductas de furtivismo, entendiendo como tales aquellas que se refieren a cazar fuera de temporada, no poseer las licencias o permisos administrativos requeridos, el uso de armas o municiones ilegales, la caza de animales listados como especies protegidas, las que se llevan a cabo dentro de las áreas restringidas o el uso de medios prohibidos, exige una mayor colaboración por parte de la ciudadanía.

Denunciar tales prácticas ante la autoridad competente tiene una gran importancia para el éxito de las actuaciones que lleva a cabo la Guardia Civil, que obviamente repercuten positivamente en el conjunto de la ciudadanía y de todos aquellos que se dedican a la actividad cinegética respetando la legislación vigente. 

Visto 389 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.