Foto APAM-CLM en la que se lee una de las amenazas que han recibido. Foto APAM-CLM en la que se lee una de las amenazas que han recibido.

Los agentes medioambientales de Castilla-La Mancha denuncian amenazas

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales (APAM-CLM) de Castilla-La Mancha ha dicho que el asesinato de dos agentes rurales en Lleida cuando hacían vigilancia cinegética no es "un golpe de mala suerte" sino el riesgo "al que diariamente" se enfrentan y ha pedido medidas de protección.

En un comunicado, este colectivo ha denunciado la "situación de indefensión" del colectivo y ha dicho que temen que en Castilla-La Mancha pueda suceder algo igual: "somos conscientes de que tarde o temprano veremos en Castilla-La Mancha sucesos como los ocurridos en Cataluña", ha advertido.

Ha dicho la Asociación que "no se puede hablar de caso aislado" porque lo sucedido en Lleida "no es más que el resultado de una cadena de circunstancias, es el resultado de la existencia de un riesgo que ha sido y es infravalorado, de actos inseguros, de exposición al riesgo".

Ha resaltado que la indefensión y vulnerabilidad de los profesionales tiene su causa en el "desamparo que sufren por parte de la Administración de la que dependen".

La APAM-CLM ha explicado que las amenazas sufridas por agentes medioambientales en el cumplimiento de sus obligaciones son "algo habitual" en las cinco provincias de Castilla-La Mancha, y ha señalado, como ejemplo, que cuando actúan contra las agresiones ilegales cometidas "los cazadores portan armas de fuego, mientras los agentes sólo cuentan con su palabra y capacidad de persuasión".

En este sentido, ha dejado claro que estos agentes son "el colectivo de funcionarios con carácter policial que interactúa en su trabajo con mayor número de personas armadas en condiciones de aislamiento", con lo que no son causales los casos de amenazas de muerte, pintadas en sus viviendas, amenazas con armas de fuego y blancas o intimidaciones mediante mensajes de texto.

Los agentes han demandado una respuesta su realidad diaria y ha resaltado que en este momento el cuerpo de agentes tiene una situación jerárquica y de organización "desastrosa" que lleva a una falta de imagen seria y profesional ante el ciudadano, y han dicho que tampoco tienen protocolos de seguridad para actuar.

La dotación de medios de defensa como arma corta y otros elementos, chalecos antibalas, formación adecuada para el manejo de situaciones de tensión, patrullaje en binomio y dotación de medios adecuados de comunicación y localización en tiempo real son algunas de las reivindicaciones de los agentes.

Asimismo, consideran necesarias medidas para mejorar la disciplina en este cuerpo de cara a prevenir la exposición al riesgo de agresión.

Visto 1815 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.