Los ganaderos han posado con imágenes de sus reses muertas por ataques de buitres. Los ganaderos han posado con imágenes de sus reses muertas por ataques de buitres.

Los ganaderos están hartos de los ataques de buitres y piden a la Junta "soluciones ya"

En los últimos diez días los ataques de buitres han causado la muerte de 6 vacas, 5 terneros y 5 ovejas en los municipios de Valdepeñas de la Sierra, Atienza, Navas de Jadraque y Campillo de Ranas, el último ataque esta misma mañana, con una vaca muerta en Atienza. Los ganaderos están hartos y reclaman al Gobierno de Castilla-La Mancha que adopte medidas para evitar los ataques de buitres al ganado y que se responsabilice, como Administración competente, de esta especie protegida.

"Lo que queremos son soluciones" ha afirmado el presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG), Antonio Zahonero, quien junto al secretario general de esta asociación, Antonio Torres, ha denunciado la "pasividad" de la Administración autonómica ante este "grave problema", que "no se pueden soportar más".

"Esto son alimañas por mucho que nos digan que son especies protegidas" apuntó Zahonero "y lo que tienen que hacer es que proteger a los ganaderos que son los que mantienen el medio rural". Aseguran que ahora hay muchos más buitres que antes, precisamente por la política de protección y sin embargo hay menos ganaderos y no se les echa comida en los muladares.

De hecho la población de buitres, según los datos de la Junta en el plan de gestión de aves carroñeras van en aumento en la provincia, con 1500 parejas reproductoras en la zona del Alto Tajo según los censos de 2008, mientras que la cabaña ganadera de ovino y caprino se ha reducido más de la mitad en la última década y apenas llega a 200.000 cabezas. En ganado vacuno hay unas 3.000 cabezas, la mayoría en la Sierra Norte, pero no está permitido para este tipo de ganado el abandono de cadáveres en el campo, que si se permite desde 2012 a explotaciones autorizadas con el ovino y caprino (más de 200 están autorizadas en la provincia).

"Se ha creado un desequilibrio", aseguraba Antonio Torres, secretario de APAG, pero es a la Administración regional a quien la corresponder plantear las soluciones, pues así lo marca la directiva europea, explicando que además en la Sierra Norte solo existen tres muladares y que además estos tienen escaso aporte de carroña, pues los otros cinco están en la zona del Alto Tajo. A su juicio, la última orden de la Consejería de Agricultura, para ampliar la red de muladares no es la solución "porque si no hay comida que echar no sirven para nada y además hay que pensar que estos muladares también favorecen el incremento de las poblaciones de buitres".

Buitres hambrientos y ganaderos hartos

Explicaban los ganaderos que este año los ataques son muy intensos y repetidos y que se ven enormes grupos de buitres al acecho de cualquier animal en situación comprometida, como en un momento de parto o si está herido, "porque están muertos de hambre y más ahora que ha comenzado su temporada de cría".  

Ángel Martínez, ganadero de Valdepeñas de la Sierra, que sufrió un ataque el 26 de marzo, se quejaba de que además resulta difícil poder demostrar estos ataques cuando lo que se encuentran ya es el ganado muerto. "Los propios agentes medioambientales, cuando se les avisa para que den parte, ponen que es un posible ataque". Esto imposibilita cobrar el seguro para quien lo tiene, que son los menos. "Nosotros no somos los que debemos tener seguro, es la administración la que se debe hacer cargo de los daños, si los buitres son suyos", aseveraba.

Martínez además se lamentado de que las indemnizaciones no compensan "pues nos quieren aviar con ayudas de 500 euros y no el coste real de una vaca o un ternero, que puede ser de 1.500 euros". "Como no quiten buitres no hay manera de sujetar esto, pues con el ganado que se muere y se puede dejar en el campo no es suficiente y esta especie no tiene depredadores", aseguró.

Samuel Cristóbal Alda, ganadero de reciente incorporación en Atienza que sufría el último ataque esta misma mañana, señalaba que impresiona ver como más de cien buitres se cebaban con su vaca y aseguraba que "se encaran contigo si te acercas". Este ganadero apuntaba que además su ternera, ni estaba enferma ni pariendo.

Antonio de La Torre, ganadero en Navas de Jadraque, apuntaba que hay que actualizar los datos de los ganaderos y "dejar de prometer compensaciones o ayudas que nunca llegan, decir dicen, pero luego no hacen, ni se cobra". "A todos nos gusta que haya fauna, pero los paganos no tienen que ser los ganaderos", señaló.

Por su parte, el ganadero de Campillo de Ranas y vocal de los ganaderos, Francisco García, ha indicado que los daños producidos por ataques, tanto de lobos como de buitres en los últimos años, sin contar el ovino, ascendieron a cerca de 140.000 euros y que ha habido ganaderos "con pérdidas de entre 70.000 y 80.000 euros". "Las ayudas por los ataques de lobo tampoco han salido y todos los meses nos dicen que ya van a salir", puntualizaba.

"Como no se proteja a la ganadería le quedan los años contados y no quedará una cabeza de ganado en toda la Sierra, advertía García, que asegura que en otras comunidades autónomas como Madrid o Castilla y león se presta mayor atención a la ganadería y si cobran de manera ágil las ayudas.

El secretario de APAG, Antonio Torres ha anunciado que el próximo martes, 12 de abril, se reunirán con la directora general de Agricultura, Cruz Ponce, para analizar este asunto.

{module Robapaginas Google}


Medios

Visto 2650 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.