La manada de caballos serranos semisalvajes que hace un año fue establecida por la fundación Rewilding Spain en la localidad guadalajareña de Mazarete, con el objetivo de impulsar el pastoreo natural en la zona, ha crecido con el nacimiento en septiembre de un potro que se suma a una potrilla que vino al mundo a principios de verano, y con el que la manada crece hasta los 13 ejemplares. La manada habita en el monte Solanillos de la localidad, propiedad de la Diputación de Guadalajara.

Publicado en Campo