Miércoles, 17 Mayo 2017 11:35

Carta abierta al sr. Lopez Tabernero

Escrito por Luis García García
Valora este artículo
(1 Voto)

Estimado Sr. López Tabernero:

El próximo sábado 20 de abril de 2017 tendrá frente de usted cientos de cazadores hartos de las resoluciones arbitrarias del Departamento que usted dirige. Por si piensa que protestamos por vaguedades sin fundamento, le pongo un ejemplo real.

A principios año pasado nos notificaron la aprobación del nuevo Plan Técnico de nuestro acotado en el Sur de Guadalajara. En él, sin que nadie lo hubiera solicitado efectuaron los siguientes cambios respecto del plan anterior:

Prohibieron las sueltas de caza fuera de la zona de adiestramiento de perros, limitando el uso de esta zona a dos cazadores con dos perros por cazador y a la previa autorización de las sueltas para el día concreto en que éstas tuvieron lugar
Prohibieron soltar perdices –cuando en el Plan Técnico anterior lo teníamos autorizado- y limitaron las sueltas en la zona de adiestramiento de perros a un número 400 codornices, 200 faisanes y 200 palomas.

Ante estos inesperados e injustificados cambios -que no fueron solicitados por nosotros- iniciamos un procedimiento de modificación parcial del Plan para poder trasladar la actual zona de adiestramiento de perros a otra parte del coto más alejada del núcleo urbano y poder hacer uso de ella ajustándonos al Plan finalmente aprobado.

Incomprensiblemente, en la contestación a esta solicitud de modificación parcial del Plan Técnico su departamento cambió radicalmente el criterio respecto a las sueltas y al uso permitido de la Zona de Adiestramiento de Perros afirmando la existencia de un “error” en el Plan recién aprobado.  En la nueva resolución establecen que en la zona de adiestramiento de perros “no se puede realizar ninguna modalidad de caza salvo el entrenamiento de perros”. Sin embargo, a continuación, admite la posibilidad de hacer sueltas en el mismo (sólo codorniz, faisán y paloma) durante todo el año pero establece un “periodo de exclusión entre el 1 de mayo y el 31 de julio”. Todo muy lógico.

También cambia el criterio para hacer sueltas en el resto del acotado, permitiendo éstas, en un número máximo de 2 por temporada, y en aquellas zonas que no tengan la consideración de cuartel “comercial”. Establece los cupos de faisanes, codornices y palomas antes mencionado pero al propio tiempo señala que en las dos sueltas permitidas se harán “en pequeñas cantidades”. Todo ello según los criterios seguidos por esta sección de caza”. Todo muy lógico también.

Viendo este vaivén de resoluciones, de resoluciones, me surgen preguntas:

¿Por qué no se autorizan las sueltas de perdices que estaban aprobadas en el plan anterior cuando éstas son aprobadas sin ningún problema en el resto de provincias de Castilla La Mancha? ¿Cómo es posible que califiquen de “error “un cambio tan radical de criterio sobre dónde y cómo se pueden realizar las sueltas? ¿Por qué se limitan a 2 el máximo de jornadas de sueltas “en pequeñas cantidades” y al mismo tiempo se autorizan 400 codornices, 200 faisanes y 200 palomas? ¿Cómo puede hablar “los criterios seguidos por esta sección de caza” sin mención expresa de la normativa en la que estos están basados?

Y en todo caso ¿Dónde está la motivación que se exige a la Administración para apartarse, en sus resoluciones, del criterio anterior? Usted conoce mejor que yo que el artículo 54.1 c) de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, exige la motivación de los actos administrativos “que se separen del criterio seguido en actuaciones precedentes” y que su ausencia puede determinar nulidad de las mismas. Usted sabe también – y por eso actúan así- que la mayoría de los titulares de los cotos afectados por su pésima gestión no van a interponer un recurso contencioso-administrativo cuya resolución tardaría en llegar casi los mismos años que tiene la vigencia de los Planes Técnicos de caza que con tanta ligereza y arbitrariedad aprueba.

Su Departamento no tiene que actuar conforme a sus criterios, sino conforme a la normativa que resulte de aplicación. Su equipo y usted no tienen facultades normativas, son funcionarios públicos que deberían estar al servicio del ciudadano y que tienen la obligación de respetar escrupulosamente la normativa de aplicación, ésa que exige la necesaria motivación de sus decisiones cuando éstas se apartan del criterio anterior. Punto.

Luis García García

Visto 1131 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies