Daniel Jiménez se compromete a cambiar los autobuses y abaratar el aparcamiento

Daniel Jiménez se compromete a cambiar los autobuses y abaratar el aparcamiento

Para ayudar a los comerciantes del centro de Guadalajara

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Guadalajara en las elecciones de mayo de 2015, Daniel Jiménez, se ha comprometido con los comerciantes del centro de la ciudad a mejorar la accesibilidad de la zona, mediante modificaciones en las líneas de autobuses urbanos y abaratando el aparcamiento.

Respecto a los autobuses urbanos, Jiménez ha criticado que con el servicio impuesto por Antonio Román en solitario desde abril de 2013 “la parada más cercana está a cerca de 700 metros de la calle Miguel Fluiters, lo que no es de recibo”, por lo que se ha comprometido a “modificar las líneas de autobuses, en el conjunto de la ciudad y en el centro de la capital en particular, cueste el trabajo que cueste y removiendo los mecanismos técnicos y jurídicos que sean necesarios”.

En cuanto al aparcamiento en la zona centro de Guadalajara, el candidato socialista ha recordado que el equipo de Gobierno de Román ha suprimido cientos de aparcamientos en superficie y tiene desde hace un año cerrado el aparcamiento subterráneo de Dávalos, que gestionaba APRODISFIGU, por lo que se ha comprometido a “bajar el precio del parking de la Plaza Mayor, que también se gestiona a través de una concesión municipal y que actualmente es tres veces más caro que la zona azul”.

Daniel Jiménez ha adquirido estos compromisos tras visitar a numerosos comerciantes de la zona centro, que se quejan de la falta de accesibilidad en ese entorno de la ciudad. “Después de haber gastado el alcalde 20 millones de euros en el centro de Guadalajara, el resultado es que tenemos 83 solares vacíos, muchos comercios cerrados y los que se mantienen, haciendo un esfuerzo heroico pero tras haber perdido una gran cantidad de empleos, y esta calle Miguel Fluiters es la zona cero del desastre”, ha subrayado.

Mejoras en la estética y la iluminación

Junto a los compromisos relacionados con la movilidad, Daniel Jiménez también ha anunciado que, si es elegido alcalde de Guadalajara en mayo de 2015, mejorará la iluminación del centro de la ciudad, actualmente muy deficitaria, corregirá los ocho años que el alcalde lleva con los contenedores soterrados cerrados y con unos contenedores en superficie que afean la imagen de la capital, establecerá una oferta de ocio y cultural permanente en la zona y llevará a cabo un plan de rehabilitación integral, porque “el centro ha sufrido una degradación constante y las cuestiones urbanísticas, si no van relacionadas con el comercio y la accesibilidad, no sirven para nada”.

En referencia a los problemas provocados por la remodelación de autobuses que Román impuso en solitario desde abril de 2013, el candidato socialista ha desvelado que “el alcalde ha ocultado durante cuatro años un plan de movilidad, que él mismo encargó, y que planteaba un modelo de transporte urbano distinto al que finalmente impuso el equipo de Gobierno”.

Dicho plan de movilidad fue encargado por el alcalde a la empresa Doymo, que asesora al Ayuntamiento en temas de movilidad urbana, y fue elaborado en noviembre de 2010. En enero de 2011 fue presentado al Ayuntamiento, pero no fue hasta septiembre de 2014 cuando Román lo aprobó en Junta Local de Gobierno y, todavía hoy, sigue sin someterse a información pública.

El plan de movilidad elaborado por Doymo a petición del alcalde en 2010 decía que “los autobuses urbanos que había antes de la reforma de Román funcionaban, cubrían las necesidades de la población y eran sostenibles, y sin embargo el alcalde se los cargó enteros”.

Dentro de las recomendaciones del plan de movilidad encargado a Doymo figuraba que la línea entre el hospital de Guadalajara y Marchamalo (línea suprimida en el servicio actual y que el equipo de Gobierno de Román suele utilizar como justificación de buena parte de los viajeros perdidos con el actual modelo), con cerca de 400.000 usuarios al año, era rentable y tenía un coste para el Ayuntamiento de Marchamalo de 200.000 euros al año. 

Sin embargo, Román exigió al alcalde marchamalero tres veces más del coste real del servicio”, ha asegurado Jiménez, quien ha recordado que “el alcalde de Guadalajara ha hecho cosas muy distintas de lo que figura en ese plan, con el resultado de un millón de usuarios menos cada año respecto al servicio anterior, un coste del servicio que supera en 2 millones de euros lo que planteaba el plan y un descontento generalizado, con miles de quejas de los usuarios”.
Visto 1020 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.