46 horas, 668 cuentos y 840 cuentistas, en el 30 Maratón de los Cuentos de Guadalajara

46 horas, 668 cuentos y 840 cuentistas, en el 30 Maratón de los Cuentos de Guadalajara

A pesar de la granizada inicial y de las medidas de la pandemia que reducían el aforo del Palacio del Infantado el 30 Maratón de los Cuentos de Guadalajara cumplir su trayectoria de 46 horas ininterrumpidas de Narración con el tesoro de 668 cuentos descubierto por 840 cuentistas.
Y tras un año de casi parón en Guadalajara había muchas ganas de cuentos, aunque también bastante precaución, por lo que no se han visto escenarios masificados en esta ocasión, pero si alegría por recuperar la voz de los cuentistas ante el público, como se encargaba de recordar Blanca Calvo, dando salida a este 30 Maratón de los Cuentos.
 
El primero en narrar, como viene siendo ritual, erael alcalde de Guadalajara Alberto Rojo, a las 17 horas del viernes, y la despedida la realizaba los responsables del propio Maratón, dando una cifras de participación, que ya dejaron de perseguir récord para ambicionar proyectos con más palabras que números, como esa Casa de los Cuentos de Guadalajara que se empieza a ajar a diseñar o la Red Europea de Ciudades de Cuento.

Cuentos tradicionales, cuentos golfos, cuentos inventados, cuentos cantados, en prosa, en verso, con signos, largos, cortos, y en varios idiomas, incluso contados por el mismísimo embajador de la India, señor Sanjay Verma, poniendo de relieve con cuentistas de todas las edades y de varias nacionalidades, que el tesoro de la narración oral encierra muchos tesoros como el de la amistad, la diversidad, la familia, la naturaleza, la imaginación, el amor y la palabra.

Actividades de calle, cuentos en los monumentos, mercadillo del cuento, exposiciones, maratón radiofónico con retransmisión en directo por Radio Arrebato, para aquellos que no se podían acercar y hasta dulzonas,para recuperar el sabor , el color y sobre todo el sonido de un Maratón de los Cuentos que aunque se nos ha hecho adulto sigue siendo un niño grande capaz de imaginar mil y una historias en una ciudad encuentada, que ya lo es, la de Guadalajara.

¡Nos seguimos contando!, como señaló Concha Carlavilla, presidenta del Seminario de Literatura, porque de eso se trata, ni más ni menos, de contar cuentos.

Visto 422 veces