Alustante está de enhorabuena: el toque manual de campanas es Patrimonio de la Humanidad

Alustante está de enhorabuena: el toque manual de campanas es Patrimonio de la Humanidad

El toque manual de campanas español, una tradición extendida por todo el Estado, fue incluida ayer por la Unesco en su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Un pedazo de este reconocimiento corresponde a Alustante donde ha tenido mucho que ver el actual campanero del municipio y también concejal, Diego Sanz.

"Los toques manuales de las campanas siempre comunican algún mensaje, son siempre inmediatos y objetivos, y hacen saber a los lugareños el transcurrir del día, la alerta, la fiesta, la devoción, la pena o la despedida»"resaltaba la candidatura española, impulsada por el asociacionismo y tramitada por el Ministerio de Cultura y Deporte.

En la actualidad perviven en España más de treinta modos diferentes de toque manual de campanas, "un lenguaje sonoro que se ha mantenido a lo largo de los siglos como un medio de comunicación comunitario", ha destacado el Ministerio de Cultura en un comunicado. La distinción de la Unesco permitirá "asegurar la continuidad de esta tradición común", que se encuentra "al borde de la extinción por la falta de campaneros".

En el caso de Alustante, pequeño municipio de la comarca del Señorío de Molina, se ha identificado y conservado 16 toques manuales de campaña que, a lo largo de los siglos, ha cumplido un conjunto de funciones sociales para la comunidad, como informar, alertar, delimitar las lindes del territorio y proteger a la población.

En concreto, se trata de toques relativos a: oraciones, misa, misa en ermitas, rosario, repique de fiesta, repique de Domingos Terceros, escuela, doctrina, penitencia, nublo (para conjurar tormentas), de concejo (aviso de eventos civiles), de rebato (de peligro), de perdidos (para avisar de que se había perdido una persona), de difuntos, de Gloria (niño difunto) y bandeo (fiestas patronales).

El recorrido por los campanarios y las conversaciones con los campaneros y vecinos del Señorío de Molina, le permitieron confirmar a Sanz la similitud de los toques que existió en el conjunto del territorio y cuya diferencia “yo atribuyo a la evolución e interpretación a lo largo de los siglos de cada uno, pero que tienen un tronco común”, señala.

No obstante, esto no es una tradición única de la zona, de hecho, según señala Sanz, donde actualmente más se conserva es en dos zonas: el área cantábrica y la mediterránea del Levante donde hay incluso asociaciones de campaneros.

En Alustante, además de recopilar y conservar, han trabajado para su difusión. Para ello han realizado cursos de toque de campañas, impartido por Diego Sanz, donde han mezclado teoría e historia de esta tradición con la práctica de la misma. Todo ello con el objetivo de dar a conocerla entre los vecinos del municipio y que se trasmita de generación en generación.


Medios

Visto 528 veces