¿Conocéis alguna ciudad que no tenga parque temático?

¿Conocéis alguna ciudad que no tenga parque temático?

“Parque temático” es el título elegido por la periodista María Antonia Velasco, “Toya”, para su último libro; una obra que fue presentada en la sede de la Fundación Siglo Futuro la tarde de ayer y que no dejó a nadie indiferente a juzgar por las risas que los ponentes arrancaron del público en sus intervenciones.

Y es que Toya Velasco se rodeó de un buen equipo para presentar su obra, empezando por Juan Garrido, presidente de la Fundación Siglo Futuro, que realizó una divertida presentación de la autora y del resto de ponentes, y siguiendo por Rafael Soler, escritor, ingeniero y sociólogo que hubo de convertirse también en “matrona” para sacar a la luz un libro “disparatado” lleno de sorpresa y absurdos. Un alumbramiento poco común en el que los escritores Soledad Serrano y Enrique García Trinidad, que lo mismo ponen voz de gallina pinta que de doctor o caballo, realizaron un par de lecturas teatralizadas de fragmentos del libro, terminando de convencer a los asistentes de que, además de locura, el “Parque temático” de Toya Velasco está lleno de talento.

“¿Conocéis alguna ciudad que no tenga parque temático?”, preguntaba Rafael Soler sacando inmediatamente a los presentes de dudas con un firme “no”. Al menos, no un parque temático como al que se refiere la autora y que es, nada más y nada menos, un cementerio. El escenario central en el que gira su libro y donde sus variopintos personajes, vivos y muertos, interactúan entre ellos.

De una autora que destaca por su “mirada ácida y crítica”, su sentido del humor y por la invención de personajes “extremos que harían las delicias de Berlanga”, solo podía salir una obra como ésta. Así lo aseguraba Soler hablando desde la admiración y con una sincera exaltación que se evidenciaba al estallar en carcajadas cuando recordaba las ocurrencias que la autora plasma en el libro.

“Parque temático” está compuesto por diecinueve pequeños relatos, independientes unos de otros pero enlazados por el cementerio y sus personajes que, unas veces protagonistas y otras actores secundarios de los relatos, aportan cohesión y continuidad a esta historia rocambolesca y llena de locura.

Animales que hablan, un enterrador que además de cuidar su huerto de sandías comparte un conflicto con el alcalde, una prostituta muy laboriosa en el Más Allá, el local de alterne, un pequeño negocio de apariciones marianas, una estrategia avícola para salvar la vida, presidiarios inocentes dispuestos a cometer un crimen o larvas que vuelven cansadas de trabajar.

“Ningún personaje normal en la novela porque no hay personas normales en la vida real, no me he encontrado a ninguna”, aseguraba la autora entre risas, “para que luego digan que yo soy la trastornada”. Algunos personajes se inspiran en individuos con los que ella misma se ha cruzado alguna vez, “les exprimo su esencia y ya tenemos personaje”. Nadie normal, no, ni entre los vivos, ni entre los muertos.

Pero además, la novela está redactada de forma bella, con un humor absurdo a la par que inteligente, y Rafa Soler ya ponía sobre aviso a los asistentes “cuidado, que de repente se cuelan reflexiones de tremendo calado”. El primer y último capítulo están protagonizados por animales y, entre medias, transcurre la acción humana. Animales como una larva o un lobo que, de una u otra manera son capaces de acabar con el ser humano, “tan seguro de su poder”. Dos relatos que los ponentes destacan por su profundidad y su escritura poética, hecho que la autora considera “necesario entre toda la locura del libro”.

Con títulos tan sugerentes como “Gran Hermano”, “Mano de hostias”, “Mentira piadosa” o “Dieta Mediterránea” es difícil resistirse a querer profundizar en las páginas de esta historia. Así que si se quiere descubrir por qué “somos ciruelas y lechugas pensantes” o por qué “la carne y el cielo están más cerca de lo que parece”, no queda más remedio que asomarse a este “Parque temático” que bien merece una visita.

Visto 1823 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.