El director de la Real Academia de la Lengua (RAE), Darío Villanueva, impartió la conferencia inaugural del centenario de Cela en Guadalajara. Foto: J. Fraile. El director de la Real Academia de la Lengua (RAE), Darío Villanueva, impartió la conferencia inaugural del centenario de Cela en Guadalajara. Foto: J. Fraile.

Darío Villanueva: "Cela era un lírico disfrazado de humorista"

"La fórmula del humorismo es escepticismo siempre y crueldad y caridad a teclas alternas”. La cita es auto definitoria del propio Camilo José Cela y quien la recordaba hoy en Guadalajara era el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, que presentaba al novelista y Nobel como "un lírico disfrazado de humorista", recordando también con palabras de Cela que “la poesía es un quehacer del espíritu” mientras que prosa y verso, “tienen un origen puramente adjetivo, administrativo y procesal”.

Con su conferencia “Camilo José Cela, un Nobel en su centenario”, quedaba inaugurado, de manera oficial el programa del centenario del nacimiento del Nobel Camilo José Cela en Guadalajara, en un acto celebrado en la Diputación provincial y presidido por su presidente, José Manuel Latre, que ha contado además con la presencia del hijo del escritor, Camilo José Cela Conde y de la académica de la lengua, la molinesa, Aurora Egido.

Desde la primera novela de Cela, “La familia de Pascual Duarte” (1942), hasta la última, “Madera de boj” (1999), Villanueva, hizo un completo y condensado repaso a toda la faceta literaria de Camilo José Cela, “a quien es de justeza reconocer el carácter de novelista experimental y en constante renovación”, sin obviar que hubo algunos críticos, como Francisco Umbral, que le tildaron de “artífice de la prosa”.

Sobre “El Viaje a la Alcarria”, Villanueva dijo que es “probablemente el libro más trascendente en la evolución de Cela, porque marca ruptura y reencuentro con la vida desnuda, y le entreabre las puertas para entrar en la Real Academia Española", lo que sucedía en febrero de 1957.

Apuntaba que esta obra se corresponde con ese segundo momento del escritor, “que se nutre en los pueblos, en un encuentro con encuentro con la vida desnuda”, que marcaría su “carpetovetonismo”, “donde Cela prescinde de perifollo para buscar la autenticidad, que le lleva a la crueldad y lo escatológico, pero también a los valores descarnadamente humanos”.

Tras discurrir por los apuntes biográficos de Cela, y la evolución de su obra recordaba el director de la RAE como la “La familia de Pascual Duarte” figura como la mejor novela del siglo XX, “un hito histórico y literario que resiste a ser algo inerte y que sigue viva”, y también como Cela recibió la noticia del premio Nobel cuando vivía en Guadalajara, en ese otro momento, que en el Ensayo sobre la soledad del escritor, el propio Cela definía como “necesidad de romper con la fama y encontrar la paz de espíritu”.

Un magnífica conferencia que vino precedida por otra brillante intervención, la de la académica molinesa, Aurora Egido, para presentar Darío Villanueva y su extenso curriculum, en donde también esbozó su propia idea de Cela, como “un imitador de las abejas, que supo libar en los clásicos, para elaborar una miel única”.

También intervino brevemente  el hijo de Cela, Camilo José Cela Conde, que reconocía que  ser hijo de alguien “no necesita mucho mérito, sino más bien suerte, que es la que he tenido yo” y saluda a los presentes como “amigos de Guadalajara, que creo que es lo mismo que decir lectores de Camilo José Cela”. Cela Conde recordaba los lugares importantes para su padre y citaba a la Alcarria como el lugar de proximidad literaria, “donde Cela comenzó un viaje que acabó siendo el viaje siguiendo unos pasos que le llevaban al corazón de la gente”.

El presidente de la Diputación, José Manuel Latre, recordaba que Cela es Hijo Adoptivo; máximo distintivo que puede otorgar la Diputación a las personas no nacidas en Guadalajara y que fue decidido por unanimidad a propuesta del Pleno el 5 de marzo de 1990, y que este acto enlazará el próximo lunes, con la propuesta de “internacionalizar” el viaje a la Alcarria, a través de 10 universitarios de siete países. Es el objetivo de la Diputación  de “devolver a Cela todo lo que él nos dejó, y de aprovechar el legado para asentar esta ruta turística y cultural siguiendo fielmente las etapas del viajero”, cuando se cumplen los 70 años del viaje, que no del libro. “El éxito lo habremos conseguido si a la Alcarria, ese país al que a la gente no le daba la gana ir, comienza a venir gente con el libro de Cela bajo el brazo”, señaló Latre.

Al finalizar el acto, el presidente descubrió con el hijo de Cela un cuadro retrato del Nobel realizado por José Luis Condado, jefe del Servicio de Arquitectura de la Diputación; una obra pictórica en acuarela que recoge gran parte de la personalidad del Nobel y que Condado ha donado a la Diputación. Hay que subrayar que el autor, en otra de sus facetas creativas, es uno de los impulsores del museo dedicado a Cela en el Castillo de Torija, tal y como apuntó el periodista Antonio Herraiz encargado de conducir el evento.

Foto-Diputacion-1---Acto-institucional-centenario-Cela-1.06.16

{module Robapaginas Google}

Visto 1369 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.