El Ke Kaña más vivo que nunca

El Ke Kaña más vivo que nunca

Una edición más el indy tuvo su cita en el festival Ke Kaña que  repetía escenario, la sala Pedro Antaonio Díaz del TYCE. Los guadalajareños Urbana 12, Igloo, Amatria y Los Wallas con el cierre final de los Vdj's hermanos Redondo, Suprerframe, fueron los encargados de poner música a esta quinta edición que atrajo a unos 300 espectadores.

El Tyce es ese lugar donde que está en el Fuerte de San Francisco preparado para hacer conciertos, algunos de ellos en festivales a los que les va al pelo. Eso sí, el lugar no está precisamente en el centro de la marcha de Guadalajara aunque sí en el geográfico. Hay que hacer la distinción porque algo pasa en ese sitio que despista al personal y no llega a los conciertos. Con lo fácil que es llegar...

Y es que trescientas personas, siendo generosos, se nos hace poco para un cartel que a priori y por sus números en descargas, visitas y esas cosas se antojaba interesante. Además los paisanos Urbana, antes 13 y ahora 12 retomaban con su garaje ochentero, bueno, power se dice ahora, de surfer punks Ramonianos. Sabemos que lo de 13 era por la caja de ahorros de su barrio;l o de 12 debe ser porque ahora son un trío, la inflación... Buen trabajo y muy apreciable el cambio,en principio de idioma, pero además y sin perder potencia han frenado un poco los caballos de aquélla etapa de cd en inglés y conciertos a toda marcha.

Eso de los tiempos es para cuando hay prisa y no era precisamente este concierto uno de ellos,a sí que nos saltamos los horarios y relatamos que Urbana 12 comenzaron cuando ya había audiencia, que prisa por venir tampoco tenían, hicieron de lo suyo un reencuentro feliz, aunque más bien fue un  reestiling integral en el que poco han dejado del pasado, para cuidarse y ofrecer algo nuevo.

Después, los gallegos Igloo se presentaban con su intenso historial en los diez años que llevan subidos a los escenarios. Y la verdad es que sonaban bastante bien pero no estuvo muy cálida la cosa. Tal vez demasiados expectantes ante el impresionante trayecto de la banda, ayer no saltó el chip, demasiado formales.

Nadie niega su buen hacer pero el personal estaba más a la cerveza del país que a lo que estaban haciendo, entre otras cosas porque alguien debería decirle al de las luces que quite el dedo del botón de la máquina de humo, porque aquello por momentos era Londres en una noche de bruma. Y ya que le indican por favor recuérdenle que los focos son para los músicos no para el público, más que nada porque los del escenario desaparecen. Esto fue tónica general con todos los grupos.

Definitivamente lo de Igloo estuvo aseadito pero no llegó del todo.

Un pequeño empujón de público coincidió con el comienzo de  la tercera banda en liza Amatria.

Joni Antequera es un ciudarealeño que estando por Valencia en 2007 tiene una idea pop con tintes electrónicos y tras probar con unos y otros, finalmente se decide por fundar Amatria y  revelarse como compositor. Para los amantes del concierto estandar, de mucho y guitarreos y gente dando brincos, pues no. Amatria es otra cosa. De lo que no cabe duda es que su sonido se cuela, ya sea martilleando insistentemente con sus toques tecno o con sus letras popis, aparentemente light pero con carga de profundidad en ellas. Sin duda con chinches o sin ellas – lleva tropecientas mil reproducciones el single- este año Amatria está picando alto.

Por fin llegaba lo siguiente, justo detrás de los anteriores... más o menos. El personal igual de contento que al principio no tenía problema alguno. Llegaban Los Wallas. Banda de proyección donde las haya pues viene con ganas de dar la nota. Hasta el momento han publicado Sangre, Sudor y La Grima su primer LP  y ya suenan por los mentideros ingleses  como disco a tener en cuenta . En el Ke Kaña dieron buena muestra de su vitalidad y originalidad, aunque si se tiene buena memoria musical podría ver por momentos cosas de Derribos Arias, Los Rebeldes o Los Coronas. Sin duda a ellos les faltó gente para moverla porque no pararon en todo el concierto.

Eran más o menos las tantas cuando Superframe vDJ. cogían las llaves de cerrar festivales y como en el Gigante, o como aquí en el primer año, nos fueron dando palmaditas videomusicales hasta la puerta, claro que esas palmaditas son el producto de una meticulosa selección de canciones, vídeos, efectos especiales mezclados y ofrecidos para degustar bailando plácidamente o bailando y viendo las espectaculares imágenes ofrecidas en la pantalla.

Los hermanos Redondo, Videoframe Vdj's son de esos tipos que salen en Guadalajara, viven tranquilamente inventando el mundo o cosas de esas que admiran por todas partes y aquí decimos son “dos pinchas”... Somos de un campechano.
En resumen, un interesante encuentro musical que hace falta en un lugar que merece más espectadores, más uso. La acústica va algo mejor pero aún falta mucho si se quiere que esta sala bautizada con el nombre de uno de nuestros más señalados músicos pop arriacenses suene como se supone. Como anécdota contar que se recibieron quejas de los vecinos y es que con los conciertos en marcha, pasear por las callejas aledañas es casi como estar en el hall. O se revisa eso o un día los guardias multan al Ayuntamiento.

El Ke Kaña 5 cumplió, quizás un poco un poco tímido y escondido pero con un gran esfuerzo por la Asociación Cultural Super 8 que sigue empeñada en que 2017 cuente con nueva fecha marcada para la 6ª edición. Estaremos pendientes

Visto 1148 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.