Emoción con el Requiem de Fauré por la Banda y Novi Cantores

Emoción con el Requiem de Fauré por la Banda y Novi Cantores

Con la marcha procesional que se incluye en la opera “Margot”, compuesta en 1914 por Joaquín Turina comenzaba el concierto sacro que la Banda de Música de la Diputación de Guadalajara y el Coro Novi Cantores han ofrecido hoy en la Concatedral de Santa María bajo la dirección de Nuria Matamala. 

Lleno completo en el templo para escuchar este concierto que junto al encuentro de bandas ha puesto el preámbulo para la Semana Santa de Guadalajara capital, ya inmersa en los últimos preparativos y ensayos de las cofradías.

Impresionante la interpretación, tanto del coro como de la banda, en la misa requiem de Gabriel Fauré, con poderosa aria del barítono José Luis Ortega en el "Offertorium" y en el conmovedor arrullo del solo de la soprano Rut Casado en el "Pie Jesu". Los intérpretes supieron darle a la obra la contención necesaria, sin excesos, manteniendo ese sutil equilibro entre la gravedad de los instrumentos y la claridad de las voces, que emocionó a todo el público. Es un canto tranquilo a la muerte, que el propio autor definió como un canto de alegría, que estaba enmarcado en la iglesia de Santa María con la imagen del Cristo crucificado y la Dolorosa, acompañando a ese intimismo y espiritualidad que destilaba la música.

De César Franck eran las dos siguientes piezas con el himno Panis Agelicus, intrepretado por el tenor Gerardo Sierra, y el Salmo 150, por el coro.

"Cantique de Jean Racine Op11" de Gabriel Fauré ponía el broche final al concierto, con una soberbia ovación del público tanto para el Coro Novi Cantores, que además este año cumplen sus bodas de plata, y para la Banda Provincial, cada día más ensamblada, en su renacida etapa y que juntos fueron binomio perfecto.

{module Robapaginas Google}


Medios

Visto 1631 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.