Hombre G y a pasárselo bien

Hombre G y a pasárselo bien

Cuando ellos y ellas, padres e hijos van juntos al concierto y corean a grito pelado esas canciones que ponen de buen humor aunque hablen de venganzas con pica pica y rupturas adolescentes, es que los que las hicieron dieron con la fórmula. Miles de guadalajareños dieron ayer buena prueba en la Fuente de la Niña de que “Hombres G” tocaron esa tecla. La primera noche grande y el primer gran concierto y único grande de las Ferias, porque Malú no vendrá hoy, pero anoche Guadalajara vino a pasárselo bien.

Cuando en 1982 un grupo de chicos “bien” estrenaban sus primeras canciones en el Rockola algún productor vio que  el pop más sencillo y naif de Los Beatles cobraba identidad hispana. Sus canciones eran pura diversión y emociones juveniles condensadas. Se hacían llamar “Los bonitos Redford” y ya se veía en su irreverencia que estábamos ante un fenómeno de masas. El invento de David Summers y Rafa Gutierrez era una bomba, pero su nombre era un ensayo. El cine negro americano vino a echar una mano y unos misteriosos agentes especiales les prestaron su sello: Hombres G.

Las chicas los adoraban; los chicos los odiaban pero iban tras ellas. Los conciertos siempre estaban llenos y sus canciones pasaron a ser parte de la vida de todo el planeta que hablase en español. Con más de treinta años en activo Hombres G son capaces de hacer cantar a madres, hijas y abuelas juntas con el mismo fanatismo de teenager y de que los chicos, abuelos, padres y nietos, reconozcan tras verse descubiertos cantando a grito pelado, “vamos juntos a la Italia...” que los Hombres G les gustan. Y es que el roce hace el cariño...


Rockeros, románticos, tecnos, punkys, todos odiaban a esos pijos que se reían del rock and roll; nadie entendía porqué esos ñoños estaban acaparando a todas las fans de la península y más allá si sus canciones eran simplismo pop en esencia y sus letras un puñado de ironías juveniles. Era extraño que Radio Futura vendieran 40.000 discos y ellos 400.000. Anoche en la Fuente de la niña ya no había tribu urbana alguna, o sí porque el corazón y los gustos no cambian aunque con “..titantos” no cuadre el uniforme. Unas cuatro mil personas coreaban juntas hasta los silencios que hacían tras las canciones.

Hombres G regresaban pocos años después a Guadalajara para repetir, incluso mejorar el éxito. David lo recordaba y el público también, así que se pusieron todos manos a la obra y salió un concierto bien chulo del que deberían repartir el caché con los espectadores, que casi curraron más que los músicos. David se podía haber quedado en casa y el repertorio hubiera salido sin ningún problema... bueno, sí, faltaría su bajo, pero por  cantar...  Allí cantaba hasta el perrito de una niña con la que hacía dueto interpretando Marta tiene un marcapasos, no mucho peor que un señor calvo de orondo perfil que tenía esa risa tonta de estar feliz, probablemente pensando “pero si es que me gustan estos mamones”, aunque en público jure que el es devoto de Deep Purple.

No vamos a decir que canción fue mejor o peor, ni cual fue antes o después porque no faltó ninguna; incluso arreglaron aquélla antigua queja de haberse quedado cortos en su visita anterior incluyendo canciones que nunca sonaron en conciertos aunque alguna de ellas fueran de sus comienzos. Pero sí diremos que son menos frenéticos, su repertorio es más extenso y tranquilo pero no menos coreado ni disfrutado.

Las escenas en el césped eran curiosas; ver a los barbados y estirados hijos mirando extrañados a los melenudos padres era como el mundo al revés,  y a la hija cantando con la madre y la abuela mientras comparten un vaso de litro con cerveza sin saber quien de las tres es la más “loca”. Varios que ya no cumplen los cincuenta se ríen  recordando aquél viaje a Italia del que volvieron cargados con jerseys de rayas porque lo pedían hombres G en Venecia.  Alguno estaba decepcionado porque no pudo probar la cerveza de la banda que fabrica Vulturis, la artesana de Quer, pero es que se presentará oficialmente más adelante en Madrid

El concierto en sí no será señalado como el mejor de los Hombres G en los que a sonido se refiere, aunque eso no fue problema para el entregado personal que quería disfrutar y disfrutó; vino a pasárselo bien... Y lo pasó en grande con Hombres G.

GALERÍA GRÁFICA CONCIERTO HOMBRE G (Fotos: Néstor Muñoz)

Visto 2236 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.