Juan Ramón Jiménez, en la guitarra de Silvia Nogales y la voz de Esther Acevedo, en Sigüenza

Juan Ramón Jiménez, en la guitarra de Silvia Nogales y la voz de Esther Acevedo, en Sigüenza

En un espectáculo pleno de sensibilidad, las artistas  interpretaron piezas vinculadas con el Nobel Juan Ramón Jimenez, en las que la dramatización de los textos por parte de  Esther Acevedo, sirve como hilo conductor. Ambas hicieron gala de una exquisita compenetración. Las palabras de la actriz, versos del poeta, subrayaban los acordes de la guitarrista, y viceversa. Todas las piezas tenían que ver con grandes amistades que tuvo el escritor, como Manuel de Falla o Miguel Hernández, y por supuesto, también con su obra inmortal, 'Platero y yo'. 

Uno de los grandes atractivos del concierto fue la interpretación de 'Platero y yo' Op. 190, para narrador y guitarra, compuesta por el italiano Mario Castelnuovo Tedesco, inspirado por la poesía del Nobel. En su versión para este recital, Silvia y Esther huyen de la narración convencional. Su interpretación es muy personal, más teatral y con el apoyo visual de las ilustraciones, especialmente creadas para la ocasión por la diseñadora gallega Laura Ferreiro.

“'Platero y Yo' es uno de los libros que nos solían regalar nuestros padres, de pequeños. Por eso, y además de la belleza de la poesía que contiene, nos recuerda la infancia”, explica Nogales, que no oculta su fascinación por el poeta. “Leer su obra completa, es una maravilla, incluidas también sus poesías más oscuras”.

La génesis del espectáculo le ha exigido una amplia labor de investigación previa, sobre la influencia que tuvo la música en la obra Juan Ramón Jimenez, y al contrario, también en cómo influyó el poeta en la música, y sobre todo en el repertorio para guitarra.

Naturalmente, y contando con la organización y patrocinio de la Asociación de Organología y Violería Romanillos-Harris, Silvia Nogales hablaba ayer sobre José Luis Romanillos, a quien calificó como una leyenda viva de la guitarra. “El sonido de sus guitarras es de los mejores, si no el mejor. Por eso, es un honor, estar hoy aquí, y más para alguien como yo, para quien la guitarra lo es casi todo. Al lado de mi casa había una tienda de guitarras, y desde que al fin conseguí que mis padres me compraran una, con seis años, no me he separado de ella”.

Este espectáculo multidisciplinar lo organiza y patrocina la Sociedad de Violería y Organología Romanillos-Harris, con la colaboración del Ayuntamiento de Sigüenza, y ha sido el primero del programa completo de la III Semana de la Música de Sigüenza.


Medios

Visto 496 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.