La máquina del tiempo visita la biblioteca

La máquina del tiempo visita la biblioteca

“¿Quién no ha deseado viajar a sus mejores tiempos, volver a ser jóvenes y más jóvenes?” Con este apasionante desafío, Luis Miguel Sánchez Tostado, comenzó una conferencia titulada, “El sueño de viajar en el tiempo”. Este escritor, historiador y criminólogo jienense con una treintena de obras publicadas y múltiples premios literarios, presentaba, ante un público que tan sólo ocupó media sala de la Biblioteca de Guadalajara, su último libro, “Cronovisor: El proyecto secreto del Vaticano para viajar en el tiempo”.

El escritor se mostró un verdadero estudioso de temas científicos y así comenzó explicando que el tiempo no son las horas, ni los años o los minutos, “eso es un invento nuestro para dosificar el tiempo”, realmente el tiempo es una variable en las formulas como teorizaron varios científicos.

Existen dos grandes hombres de ciencia que ha calculado la posibilidad de viajar en el tiempo. En primer lugar Albert Einstein, el creador de la Teoría de la Relatividad en la cual se encuadra la denominada “Paradoja de los Gemelos”, por la que se expone que si un hermano gemelo viajase a velocidades próximas a la de la luz durante cinco años terrestres,  al regresar a la tierra para el que permaneció en el planeta habrían pasado cinco años, mientras que para el viajero serían 65.
El segundo científico, es el famoso Stephen Hawking, que va más allá, exponiendo sus tres formas de viajar en el tiempo, atravesando agujeros de gusano (hipotética característica topológica de un espacio-tiempo, descrita en las ecuaciones de la relatividad general), viajando a velocidades próximas a la de la luz ó utilizando el gran colisionador de hadrones de Suiza.

También tuvo palabras el autor para los grandes literatos que se han atrevido con estos temas, destacando a Dickens, H.G. Wells y a H.P. Lovecraft. Además destacó la figura de Isaac Asimov, que ya definió en sus libros de los años ochenta el cronoscopio, una máquina, según sus teorías, capaz de tomar fotografías del pasado a través de los Neutrinos, unos elementos recién descubiertos en aquella época y que son tan pequeños que pueden atravesar los átomos sin alterarlos y, suponía Asimov, que el tiempo también.

De entre los escritores que imaginaron el futuro, quiso destacar con especial énfasis la figura de Julio Verne, el cual describió con tal precisión cómo sería éste, que sólo parece posible explicándolo creyendo en los viajes inter dimensionales. Pero no fue así, según explica Luis Miguel Sánchez, el sorprendente novelista pertenecía a una sociedad secreta llamada Niebla, parecida a la francmasonería, “donde los iluminados compartían información científica de avances tecnológicos”, estas serían las ingeniosas ideas que el desarrollaba en sus novelas. Prueba de ello es el nombre de su personaje en La vuelta al mundo en 80 días, Phileas Fog, que en una traducción aproximada del latín vendría a significar “hijo de la niebla”.

Aunque en el ámbito literario destacó que el verdadero pionero en estos temas fue un español, el diplomático madrileño Enrique Gaspar, que escribió una novela “El Anacronópete”, en la que sus protagonistas a través de una casa de hierro forjado con motores eléctricos, se desplazan a través del tiempo para conocer hechos tales como, la batalla de Tetuán, la rendición de Granada, la ciudad de Pompeya o la época de Noé.
También expuso varios fraudes y leyendas urbanas como el Caso de Rudolf Ferp, que supuestamente murió desorientado en pleno Times Square,  comprobándose que llevaba desaparecido desde 1876. Lo cual fue un bulo orquestado por una revista y que consiguió la categoría de leyenda urbana.

Subrayó además el caso de Charlotte Anne Moberly y Eleanor Jourdain que manifestaron en 1901 que en una visita al Petit Trianon, un pequeño palacete junto a los Jardines de Versalles, se habían desplazado en el tiempo hasta la época de María Antonieta. Esto les proporcionó popularidad y la oportunidad de escribir un libro.

A lo largo de la historia existen muchos otros impostores. En la actualidad destaca Jon Titor, un internauta que desde el año 2000 se introducía en los foros anunciando que provenía del año 2036 y hacía profecías para el futuro.
Los llamados Oopart (Objetos fuera de su tiempo), también encontraron su espacio en esta conferencia, aunque quiso observar el autor que dentro de estos existen muchas pareidolias (fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio es percibido erróneamente como una forma reconocible) y mucha imaginación para intentar ver algunas imágenes futuristas en grabados antiguos y argumentó que esto da beneficios económicos a algunos y por otro lado pautas a los creacionistas para suponer que los dinosaurios no son tan antiguos y convivieron con los humanos, procedentes exclusivamente de Adán y Eva. Aunque destaca una secuencia de la película de Chaplin, “El Circo”, en la que se ve pasar a una mujer hablando por un móvil, “esta imagen se puede encontrar fácilmente en Internet.”

Finalmente habló sobre el invento denominado Cronovisión desarrollado por el padre Pellegrino Ernetti (1925-1994) “que no era un charlatán sino un reputado científico, que trabajaba con otros grandes de su época como, Enrico Fermin o Wernher von Braun.”

En un suplemento dominical de El Corriere della Sera, Pellegrino Ernetti dio a conocer al mundo en un amplio reportaje su máquina que fotografiaba el pasado. Aquí se abren una serie de interrogantes a los que este autor da respuesta en su nuevo libro y que no quiso desvelar para poder vender su obra. Podemos destacar ¿Qué hay detrás del proyecto secreto Cronovisión? Y lo que es más inquietante ¿Presenció Pió XII la crucifixión de Cristo?

Como quiera que fuese es reseñable que en 1988 un decreto vaticano condena a excomunión a aquellos que mediante tecnología intenten visionar el pasado, Luis Miguel Sánchez dice que ha descubierto algo más en este decreto, pero para conocerlo, hay que comprar su nuevo libro, “Cronovisor: El proyecto secreto del Vaticano para viajar en el tiempo”.

Visto 1058 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.