FOTOS: Néstor Muñoz FOTOS: Néstor Muñoz

Malú llenó de “Caos” la Fuente de la Niña

Muchas ganas acumuladas era lo que traían de casa todos los guadalajareños que han tenido que esperar una semana para poder disfrutar del concierto grande de estas ferias, una Malú que, recuperada ya de los problemas de salud que le impidieron acudir a su cita del día 17, ha llegado cargada de energía para hacer disfrutar al público con su última gira: “Tour Caos”. Con trece álbumes a sus espaldas, la andaluza tiene fans allá donde vaya y, en Guadalajara, las pistas de la Fuente de la Niña se han llenado para recibirla.

A la entrada se han vivido momentos incómodos ya que la organización ha obligado a tirar a la basura comida y bebida previo acceso al recinto, algo que no ha sentado nada bien, especialmente entre las familias con niños que han debido desprenderse de sus “provisiones” para la noche si querían disfrutar de ese concierto tan esperado. Botellitas de agua, zumos y comida se iban acumulando alrededor de unas papeleras rebosantes mientras el público accedía poco a poco al interior de las pistas de atletismo.

Por suerte para sus fans, el arranque puntual e impactante del concierto les ha conseguido hacer olvidar el mal trago y concentrarse en disfrutar del espectáculo con una Malú muy resplandeciente, no sólo por su vestuario, que ha brillado con fuerza en la noche alcarreña arropada por un público que ya tenía ganas de verla. Multitud de familias con niños, muchas madres con sus hijas, algunas parejitas y un buen número de “grupies” que se agolpaban en primera fila para corear con fuerza sus canciones favoritas. Algunas de ellas, venidas de diferentes rincones de España, llevaban ya dos semanas haciendo cola a las puertas de las pistas para coger el mejor sitio… y, una vez conseguido su objetivo, lo han dado todo.

La cantante, por su parte, no les ha defraudado. Temas como “Te conozco desde siempre” o “Deshazte de mí” sonaban de las primeras, aunque el público se ha venido verdaderamente arriba con el tema “Nos sobró la ropa”, de su último trabajo, en el que la artista ha marcado el ritmo golpeando un gran bombo a modo de timbal y animando a sus fans a dar palmas y a cantar con ella. Tras un veloz cambio de vestuario, Malú volvía a escena con temas cargados de fuerza y pasión, con ese torrente de voz que le caracteriza y que transmite una energía increíble…. ¡quién diría que estuvo con gripe hace una semana!

Canciones como “Diles” o “Me quedó grande tu amor” han terminado de seducir al público, abriendo camino para poder compartir un momento “más íntimo” en el que la andaluza ha cantado algunos de sus temas más personales acompañada del sonido de la guitarra acústica de su hermano. Un momento muy acorde a los orígenes de Malú, que proviene de una saga de artistas, siendo sobrina del ilustre Paco de Lucía.

La gala ha continuado animada y la cantante ha terminado de meterse a la gente en el bolsillo con un repaso por su discografía, con clásicos como “Devuélveme la vida” o ese tema tan lleno de agallas que es “No voy a cambiar”, que los espectadores han cantado a voz en grito  para terminar de explayarse con “Quiero”, el primer single de este último y caótico disco de Malú. Por encima de las cabezas se alzaban brazos al aire, pulseras luminosas, carteles con mensajes para la cantante e infinitos móviles capturando el momento preciso para cada uno y conformando esa estampa tan típica ya del s.XXI que demuestra que, incluso en medio de un concierto, hay quien sigue prefiriendo mirar a través de una pantalla.

A las diez de la noche,  una primera despedida del equipo de la artista anticipaba que el concierto iba tocando a su fin, pero las peticiones de “¡otra!” han conseguido vencer al apagón temporal y Malú ha retomado el escenario para regalar a los alcarreños una buena tanda de bises y lo ha hecho armada con canciones que de ninguna manera podían quedarse en el tintero: “Toda”, “Te regalo mi amor” o “Aprendiz”, esa canción que le dio a conocer cuando tan solo tenía quince años y que la cantante ha calificado como “su compañera”; una canción a la que, ha dicho, ha aprendido a querer tal y como le llegó a ella, y así la ha interpretado en un momento muy mágico, rodeada de luces que parecían imitar un cielo estrellado. Tras media hora de bises y de agradecer el cariño y la presencia de su público en Guadalajara, la cantante ha dicho adiós a nuestra ciudad con el tema  “Como una flor”, en medio de una marea de brazos que se ondeaban en el aire para devolver la despedida a esta voz huracán que con toda su potencia, ha conquistado a sus fans de Guadalajara.

 

GALERÍA GRÁFICA CONCIERTO MALÚ

Fotos Néstor Muñoz

Visto 10676 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.