Mabel Lozano, Julia Martínez y parte del equipo de UNAF, en el ‘photocall’. Mabel Lozano, Julia Martínez y parte del equipo de UNAF, en el ‘photocall’. Foto: Pilu Cruz / FESCIGU

"Mariama", cine contra la mutilación genital femenina

“Mariama” es el corto de animación que llegaba ayer a la Sección Oficial del Fescigu de la mano de su directora, Mabel Lozano, y de Julia Pérez, la presidenta de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF), para denunciar un delito contra los derechos humanos como es la mutilación genital femenina o ablación. Es la historia de una niña de Guinea Conakry que va creciendo en su aldea mientras que su  padre, Ibrahim, teme que se acerque el momento de su mutilación y mueve cielo y tierra para poder salvarla.

El corto rompe los esquemas de lo que se espera al tratar una temática como ésta: es un corto que denuncia el sufrimiento y los problemas que genera esta práctica  pero sin mancharse de sangre, gritos ni detalles escabrosos. Es una denuncia desde el colorido amable de unas ilustraciones que acercan al espectador a África y que se enfoca en este delito no desde lo estrictamente legal, ni desde el prisma de los Derechos Humanos, sino desde algo tan básico y profundo, algo tan humano como el amor de un padre hacia su hija.

Es una historia real, la de Ibrahim, un hombre que habiendo perdido familiares por culpa de esta práctica teme el momento en que su hija deba someterse a ella y que, al venir a España en busca de trabajo, descubre que las mujeres sin mutilar no son “impuras”, ni tienen por qué ser infieles, que pueden encontrar pareja y ser felices disfrutando de una sexualidad plena. Es la historia de un hombre que debe decidir si poner en riesgo la vida de su hija o romper relaciones con su familia y su entorno social, ya que la ablación es una tradición profundamente arraigada en distintas culturas.

“Desde el primer momento tuve claro que quería hacer algo muy distinto y romper todos esos clichés asociados a esas imágenes en las que son las mujeres las que mutilan a otras mujeres”, comentaba Mabel Lozano, directora del corto, “yo quería que fuera un hombre quien hablase en primera persona de la mutilación genital femenina porque los hombres africanos no hablan de ello. Parece que, como lo hacen las mujeres, ellos se desentienden, pero detrás de esa mano siempre están los hombres”.

Un corto para el que ha habido que recrear África, “sus colores, olores y sabores” a través de la ilustración y tomando como base las fotografías que Ibrahim proporcionaba a la directora. La música elegida contribuye también a sumergirse en la historia pues la canción que la acompaña, Boloko, es un tema de la activista Fatumata en el que se habla, precisamente, del dolor que causa la mutilación genital femenina. Y a pesar de todo, “Mariama”, huye de la “pornografía del sufrimiento humano”, esos recursos morbosos que según Mabel Lozano tanto venden, demostrando que “sin mostrar la sangre, las piernas abiertas ni las cuchillas se explican claramente las consecuencias de esta práctica”.

Fue la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) quién le encargó a esta presentadora, actriz y cineasta  la realización de este cortometraje tan especial para que sirviese como herramienta de concienciación en una campaña de sensibilización contra la mutilación genital femenina que UNAF lleva realizando desde 2011, formando a profesionales de todos los ámbitos y realizando talleres con población migrante para explicar las consecuencias de esta práctica y desterrar los falsos mitos que la rodean.

 “Nos dimos cuenta que uno de los problemas que hacían perpetuar la mutilación, incluso habiendo salido de sus países, es que es una tradición muy integrada culturalmente” explicaba Julia Pérez haciendo hincapié en la cantidad de problemas que genera en las mujeres: “pueden morir por hemorragias durante la práctica y, en las supervivientes, las consecuencias duran toda la vida afectando a su salud con problemas de infecciones, afecciones en el parto que puede llevar a perder a los hijos, fístulas…etc. Todo ello sumado al trauma psicológico que supone haber sufrido una situación de violencia y de terror semejante, además sin anestesia y en unas condiciones terribles”.

“Mariama” supone una  herramienta audiovisual inmensa que “puede servir como recurso escolar, para llevarlo a colegios y universidades, y que se puede compartir en redes sociales y llegar a cualquier continente”, ha comentado Julia Pérez. De hecho, el cortometraje está subtitulado también en inglés y en francés y ya se está moviendo por distintos países.

Mabel Lozano fue elegida para este proyecto por su compromiso con los Derechos Humanos y, especialmente, por sus trabajos en torno a los derechos de la mujer, como demuestra su último gran éxito “Chicas nuevas 24 horas”, muy difundido en nuestra región. “Somos las más vulnerables”, decía la directora del corto enumerando una larga lista de discriminaciones y abusos que se comenten sobre las mujeres y afirmándose feminista: “feminismo es la alegría de luchar, de trabajar por la igualdad, de luchar por unos derechos que son innatos al ser humano independientemente de su sexo ¿o es que por ser mujeres tenemos que ser violadas, apaleadas, mutiladas y vendidas como esclavas?”, denunciaba la cineasta que, decidida a cambiar la situación, se aferra al cine y lo emplea como “una herramienta transformadora, de información y sensibilización” y asegura ser “consciente y constante” en su compromiso, tanto profesional como personal.

Aunque su trabajo “Escúchame”, sobre la trata de mujeres, ya fue seleccionado una vez por el FESCIGU, ha sido con “Mariama” la primera vez que Mabel Lozano se ha acercado al festival y ya ha adelantado que, para el próximo año, presentará su próximo trabajo “Tribus de la Inquisición”, un documental sobre linchamientos a manos de civiles en la región boliviana del Chaparé, una zona “vinculada al narcotráfico  en la que están quemando y enterrando viva a la gente”, aunque también está trabajando en un gran proyecto sobre derechos sexuales y reproductivos de las niñas en América Latina.

Segunda jornada FESCIGU

‘Mariama’ ha cerrado la segunda sesión de Sección Oficial del fesival, que se ha abierto con ‘Dantzariak’, del director bilbaíno Asier Salazar, que también ha estado presente en Guadalajara para dar a conocer su propuesta, un cortometraje sobre la vía Nanclares y el diálogo entre presos etarras y víctimas de terrorismo en el contexto del proceso de construcción de paz en el País Vasco. “Este corto es una herramienta para que sirva a la sociedad para reflexionar sobre algo que ha estado ocurriendo hace cinco o seis años y que ahora ya se da de forma muy precaria”, ha dicho el realizador vasco justo antes de dedicar la cinta al actor Aitor Mazo, que falleció cuando estaba dispuesto a protagonizar el corto.

Los cortometrajes ‘Down by love’ de José Corral, ‘Border’ de Paolo Zucca, ‘Zero’ de David Victori –producido por el director Ridley Scott y el actor Michael Fassbender- y ‘Sans chien’ de David Kremer han sido los otros cuatro títulos que han completado la Sección Oficial que compite por los Premios a Mejor Corto Español, Premio al Mejor Corto Europeo y los galardones de la Prensa y del Público.

La tarde del miércoles se ha abierto con las proyecciones de la Sección Crisis Crítica, con cuatro películas, entre ellas ‘Automatic fitness’, “una película sobre el tiempo moderno que nos ha tocado vivir y una ciudad demasiado optimizada”, según las palabras que ha dirigido al público del Buero Vallejo la propia directora, la bonaerense Alejandra Tomei.

Otros tres directores presentes en el festival han presentado sus trabajos en la última de las sesiones, la sección Violencia Gratuita. La alcarreña Elvira Ongil ha presentado su breve corto ‘Don Federico’, “una reflexión sobre cómo desde que nacemos estamos rodeados de estereotipos, machismo y violencia que ponen la semilla para que luego haya tantas desigualdades”. La pequeña protagonista de la obra, Henar, ha compartido escenario con la directora: “Me hace mucha ilusión verme en pantalla grande”.

En ‘El mundo de Mao’, el director Pablo de la Chica ofrece la historia de un niño soldado y sus sueños futboleros, con la participación del futbolista del Manchester United, Juan Mata. “Todos los niños tienen derecho a jugar”, ha reivindicado antes de las proyecciones, citando el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño de Unicef.

El gallego Nani Matos ha sido el sexto director en hablar ante el público guadalajareño, en su caso para tratar en ‘Lurna’ sobre “la invisibilidad de la inmigración” a partir de una historia basada en hechos reales.

 

Visto 1883 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.