No acaba de florecer la Primavera Musical

No acaba de florecer la Primavera Musical

A pesar de las lluvias no acaba de florecer la Primavera Musical organizada por la Concejalía de Juventud y el Patronato de Cultura, que toma el relevo a la Semana de la Música, como novena edición, y que ya ha celebrado cuatro de los ocho conciertos programados, con más pena que gloria. 

El último era el pasado jueves en el Moderno, con "Lichis" presentando "Modo Avión" y apenas cuarenta personas como público en la sala. No hubo mucha más gente  en el concierto de "The Toasters", el pasado sábado en el Tyce y en el primero de todos "Little Mike and the Tornadoes", que también fue en el Moderno, no se superó el centenar, y eso que había también exposición fotográfica del guadalajareño Luis Toquero. Del concierto infantil Clan, no tenemos referencia, pero tampoco entendimos desde el principio que se incluyera en un ciclo musical de juventud.

Llegado al ecuador de este ciclo, que con tanto entusiasmo presentó el concejal de Cultura, Armengol Engonga, casi con dos meses de antelación, el 17 de marzo, quizás porque era la fecha de recordar que llegaba la primavera, habría que preguntarse por qué no florece la siembra.

Habrá quien argumente, una vez más, que es la crisis económica, aunque los 10 euros de entrada de cada uno de estos tres conciertos, no son precisamente precios de elite.

Habrá quien indique que el Teatro Moderno, aunque tenga muchos amigos, está un poco desquerido últimamente, o que éste no es el mejor escenario para conciertos "bailables", donde se echa en falta la cerveza y el cigarro, pero es que el concierto de los reyes del ska en el Tyce, tampoco enganchó al público.

Alguno indicará que no es la programación más atrayente, pero cuando estos mismo grupos, sí que llenan salas en otras ciudades similares, y con mayor precio de las entradas, tampoco pueden llevar toda la razón.

Todavía habrá quien diga que no se enteró, y si bien es cierto que el Ayuntamiento no ha hecho derroche publicitario con estos conciertos, con muchos carteles, los mismos sí figuraban en las agendas de todos los medios, se han divulgado en redes y hasta han tenido crónicas previas.

Habrá que concluir, por tanto, que esta Guadalajara, que siempre se ha quejado de que "aquí nunca hay nada", tiene un muermo encima que no hay música que lo levante.

Decía Lichis, Miguel Ángel Hernando Trillo,  que tenía muchas ganas de volver a Guadalajara y que el del jueves iba a ser un concierto especial, pero le pasó como a Tierno Galván, que el suyo era un público de calidad más que de cantidad y el Modo Avión dejó desconectada a Guadalajara de la entrega de este rockero. Seis años después de haber dado carpetazo a su exitosa Cabra Mecánica, Lichis nos mostraba su lado más confesional, con un concierto casi íntimo y un compendio de hermosas y descarnadas canciones, que nada tienen que ver con el recuerdo rumbero.

Rock por los cuatro costados, buena música de ritmo pausado al principio, pero luego in crescendo, y mucha pena, por ver el patio de butacas tan vacio. Una brillante actuación aderezada con alguna perla filosófica de ácidas metáforas y su giño a ese colectivo más marginal, "el de los padres que luchan por la custodia compartida”…

Quedan otros cuatro conciertos de la Música en Primavera, habrá que esperar por ver si florece el público en Guadalajara, o quizás haya que echarle abono al asunto.

13-Lichis21

Visto 1430 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.