Noche en clave de humor con Gandules y Mamá Ladilla

Noche en clave de humor con Gandules y Mamá Ladilla

La segunda jornada de la celebración del XI aniversario de la Sala Óxido vino cargada de buenas dosis de humor. Con Mesas y Gafas, Los Gandules y Mamá Ladilla en cartel, las risas para la noche estaban más que aseguradas.

Los encargados de caldear el ambiente en la sala fueron Mesas y Gafas, que retornaban a los escenarios alcarreños con gran expectación tras el anuncio de su disolución hace un mes. Temas como "Antimenstrual" o "Tornillo de pladur" sonaron mientras la sala se iba llenando de gente.

El relevo lo cogieron Los Gandules que, después de aparecer disfrazados de buzos con su particular escafandra, dieron paso a su concierto preguntando a los asistentes "A ver, ¿quién es la primera vez que ve esta mierda? Los demás ya sabéis de qué va la cosa". Y la cosa va de acomodarse en un sofá, con su habitual atuendo de bata y calzoncillos, para arrancar carcajadas con sus divertidas versiones de las canciones de siempre. Muy irreverentes, muy espontáneos, muy gandules.

Un concierto que comenzaron despidiéndose con "Adiós me piro" y en el que se corearon otros temas como "Cuídame el gato", "Ladrón de cobre" o "Cambrils", interactuando entre canciones con un público muy colaborador y dispuesto a la risa. El mismo público que pidió a gritos "Poliespán", la mítica oda al corcho blanco con la que los aragoneses concluyeron su actuación.

Con la sala llena y muy animada, un solo de batería anunciaba al último grupo por salir a la palestra, los Mamá Ladilla. Estos maestros del "punk-rock progresivo y zafio", como ellos mismos definen su estilo, hicieron disfrutar a los asistentes con sus ritmos y sus letras surrealistas, disparatadas y, a menudo, escatológicas. Los madrileños dieron un repaso a sus canciones con más solera, como "Ataca", el clásico noventero "Chanquete ha muerto" o "Acoso sexual", además de otros temas de su último trabajo, "Coprofonía", como las canciones "Solo se me acercan locas" y "Bici sin sillín".

Una actuación muy animada como colofón a una noche de música y risas intensas que, desde luego, el público asistente disfrutó porque, como dicen los Mamá Ladilla en una de sus míticas canciones: "Y si no te mola lo que estoy cantando ¿Para qué cojones lo estás escuchando?". En definitiva, buenos grupos, buen ambiente y buena elección de la Sala Óxido para celebrar su cumpleaños con grandes dosis de humor absurdo, ingenioso y muy bailable.


Galería gráfica Los Gandules - Sala Óxido Fotos: J.Fraile

{module Robapaginas Google}

Visto 854 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.