Pedro José Pradillo reinterpreta la sátira de los caprichos de Goya

Pedro José Pradillo reinterpreta la sátira de los caprichos de Goya

"Francisco de Goya, sus caprichos y los de otros...”. Con este sugerente título presentó ayer el historiador Pedro José Pradillo, en una concerencia celebrada en el centro Cultural de Ibercaja, su análisis sobre la serie de 80 grabados del pintor español Francisco de Goya, que representa una sátira de la sociedad española de finales del siglo XVIII, sobre todo de la nobleza y del clero y que ha sido el elemento provocador para una exposición en la vena creativa del propio Pradillo, con cajas que actualizan esa sátira, a la realidad social del momento, con un metalenguaje de collage inspirado por las propias reflexiones sobre los defectos de su sociedad.

En 1799, Francisco de Goya puso a la venta las primeras colecciones de los Caprichos, unas estampas en las que ofrecía una personalísima visión de las penurias y miserias de la sociedad de su época. La valentía y la modernidad estética con que fueron concebidos, han convertido a los Caprichos en un referente iconográfico para muchos artistas contemporáneos, como el genial Salvador Dalí, los iconoclastas hermanos Jake y Dinos Chapman, o el ilustrador Andreas Nobmann, entre otros. 

En su discurso plástico, Goya arremete y enjuicia la sociedad de su época, deteniéndose en los males generales que afectan a la mayoría –los omnipresentes pecados capitales: gula, ira, soberbia, lujuria, avaricia, envidia, pereza–, y, en motivos concretos, centrando su objetivo en instituciones y personas conocidas. El espectro, por tanto, es muy amplio; desde el abuso e instrumentación de la que es víctima la mujer, esclava de su condición femenina y al albur del capricho de una sociedad eminentemente machista que la denigra en todo momento, hasta la deficiente formación que reciben los educandos, pasando por el tráfico de personas por voluntad propia o ajena. O incidiendo mordazmente contra los abusos y vicios de las órdenes religiosas y de la Inquisición, denunciando la corrupción y la falta de preparación de las élites del poder, o delatando el comportamiento deleznable e irresponsable de los más poderosos y de los gobernantes. 

La muestra de collages de Pradillo, en primera entrega, presenta en tres dimensiones unas cajas de madera de pequeño formato, a modo de escaparates o dioramas, con objetos encontrados de distinta índole y procedencia.

El trabajo del artista, ante la coyuntura general de crisis que padecemos, ha consistido en realizar una serie de composiciones que actualizan las estampas y contenidos que conforman los Caprichos, sirviéndose de los múltiples recursos, escándalos y situaciones escabrosas que pone a nuestro alcance la realidad de la sociedad actual, y que poco difieren de lo examinado y denunciado por Francisco de Goya. 

Otro de los ingredientes que ha incorporado a la serie son las sanciones que propusiera el poeta y novelista Danilo Kiš (1935-1989) en Consejos a un joven escritor. En este ensayo, popularizado en España por el dominical de El País en marzo de 1980, el escritor facilita a cualquier joven con inquietudes literarias una serie de ideas y conceptos que le servirán de útil herramienta para afrontar el reto creativo, y le ayudaran para forjase una personalidad crítica e independiente frente a la sociedad y a las élites de cualquier índole y tendencia política. 

La muestra podrá verse desde el 3 al 19 de febrero, en el Centro Cultural de Ibercaja, en horario de lunes a sábado, de 19 a 21 horas y con entrada libre.

{module Robapaginas Google}

Visto 1051 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.