Que Jazz más bueno

Que Jazz más bueno

Ha llegado el jazz a Guadalajara  y con buen pie. Diríase por sus comienzos que el ciclo quiere asentarse y no para ser algo del montón.

Ya indicábamos el año pasado que mejorar el cartel iba a resultar complicado. El aún joven festival quiere situarse entre los referentes jazzísticos españoles y desde luego no va de farol. Era complicado pero no imposible; había que tirar alto y eso han hecho buscando en el cénit del jazz para traer algunos de esos nombres que nos hemos hartado de ver impresos en los cd's o en el mejor de los casos buscándolos en alguna gran ciudad. Un buen amigo nos pone los dientes largos hablando de una jam de alcurnia en el Blue Jazz de Nueva york con un jóven Kenny al lado de Miles Davis.

El ciclo dio comienzo el pasado día 26 de Octubre en el Buero Vallejo con una verdadera bestia de la música norteamerícana:  KENNY GARRET se presentó ante un auditorio casi repleto de público que disfrutó de la brillantez de uno de los mejores saxofonistas del planeta y su cuarteto de  magníficos músicos.

El concierto en si fue un despliegue de calidad desde el primer acorde con un compacto combo compuesto por piano, Contrabajo, percusión y batería, además de los diferentes saxos y flauta del músico de Michigan. aunque naugura el ciclo de Jazz en el Buero Vallejo. Vernell Brown , Corcoran Holt , Marcus Baylor  y Rudy Bird hicieron exhibición de  virtuosismo aunque el sonido no fuera de lo mejor que hemos escuchado; el piano, demasiado bajo, se perdía bajo  los demás instrumentos dejando todo el peso a contrabajo y batería Tampoco estaba atinado el nivel del micro y buena parte del discurso del músico estadounidense se quedó poco más allá de la primera fila.

Salvando este problemilla el resto fue disfrutar. Es delicioso ver la impresionante velocidad a la que hacía las escalas a dos manos hasta el punto de no saber como sujetaba el saxo mientras ejecutaba el  su último trabajo entre temas de otras épocas, con sonidos donde podíamos descubrir  las influencias de todos sus compañeros de escenario durante estos años. Música  a lo John Coltrane, de  groove, jazz eléctrico, mucho funk y fusiónes  sobre clásica o bossa.
Casi dos horas, incluido bis, llenos de calidad que hicieron ver al final a un público satisecho  y bastante entusiasmado ante un ciclode Jazz de enorme  nivel, no en vano Garret es probablemente el mejor saxo alto del mundo.

De alumno aventajado de Miles Davis a doctor honoris causa por la Berklee College of music, el músico de Detroit se ha consolidado como una de los más celebrados especialistas siempre acompañando a los nombres más notables, tales como el citado Miles Davis, J Coltrane, Marcus miller, Herbie Hanckock o Chic Corea entre otros. Así son varias nominaciones a mejor disco de jazz por algunos de sus trabajos y actuaciones en practicamente todoos las santuarios jazzísticos del orbe.

La tarde noche del día 2 de Noviembre estaba reservada para GILAD HEKSELMAN y el trío que conforma junto a dos jóvenes músicos: Joe Martin al contrabajo y Marcus Gilmore  a la batería, reoorzados con le impresionante saxo de Mark Turner.

El jóven guitarrista israelí está considerado como uno de los nuevos referentes en guitarra de jazz . Forjado en Israel en la escuela de Artes Telma Jellin con apenas 18 años se traslada con una beca a la nueva escuela de jazz contemporáneo de Nueva York donde se gradúa con excelencia A partir de ahí sus colaboraciones con músicos de talla  es incesante  y sus apariciones en los principales clubs, Blue Note, Dizzy's club, Smalls, etc,  así como su participación en varios grandes estivales de Jazz, lo consolidan como uno de los grandes talentos del XXI. Con 34 años ya cuenta con cinco trabajos discográficos en los que incluye músicos de la talla de Marcus Gilmore  o MARK TURNER, que estuvo en Guadalajara con su influyente sonido cultivado en la Berklee College como Kenny Garret.

El de Ohio comenzó tocando el clarinete en la esscuela elemental de Fairborn, su pueblo, y le cogió el gusto a  los saxos soprano y tenor. Comenzó la universidad en California pero cambió de costa para afincarse en  Nueva York y graduarse.   Fue músico de estudio bastante tiempo para dedicarse posteriormente al jazz en exclusiva colaborando en múltiples bandas y siendo componente de algunos grupos como el cuarteto de Billie Hart o  Heksenman. Su sonido nos recuerda a Coltrane o Warne mars.

En esencia el concierto que pudimos ver en el teatro Moderno, repleto como ya es costumbre, fue un repaso al trabajo del israelí-neoyorquino y a su visión de un Jazz eléctrico, a veces ecléctico, cargado de virtuosismo y efectos quizás un poco excesivos en algunos momentos.  La impresionante velocidad de sus dedos por el mástil de la guitarra se veían bien acompañados por el más que notable y sobrio Joe Martin  al contrabajo y la batería impecable de Marcus. El completo venía con la magía del instrumento de viento. El saxofonista añadía feeling con cada intervención que  nos llevaba por momentos a los mundos del jazz más experimental como el de Lito Vitale o  Pat Metheny  o el más familiar sonido Philadelphia

En resumen, excelente concierto que de alguna forma confirma e excelente estado de forma del Jazz que no se conforma con las genialidades históricas y evoluciona con excelentes músicos.

Quedan todavía tres citas importantísimas en este ciclo, Guadalajara Jazz y es muy conveniente marcar los próximos jueves para no perdernos a los grandes de este género musical. Sin duda son eventos para no perderse.

Visto 332 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.