Un Buero desconocido en la exposición inédita "Guadalajara siempre al fondo"

Un Buero desconocido en la exposición inédita "Guadalajara siempre al fondo"

El Archivo Histórico Provincial acoge desde ayer la exposición “Buero, Guadalajara siempre al fondo” que viene a hacer patente la cita del autor que ya nos hemos acostumbrado a leer al pasar por delante del escaparate de Hernando 35, a escasos metros de la casa que le vio nacer: “En la infancia está todo o casi todo”. Sin embargo, “la infancia y la juventud es lo más desconocido de Buero”, como ha reconocido Rafael de Lucas, director del Archivo, y esta exposición pretende arrojar luz sobre esa etapa de su vida y el vínculo que le unió a Guadalajara.

A la inauguración han acudido el viceconsejero de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Jesús Carrascosa, el delegado provincial de la Junta, Alberto Rojo, y diversos concejales del consistorio local, como Armengol Engonga, concejal de Cultura, Daniel Jiménez, portavoz de PSOE y José Morales, de Ahora Guadalajara.

La inauguración ha contado también con la presencia, que ya viene siendo habitual en estos actos del centenario, del hijo y la viuda del dramaturgo, Carlos Buero y Victoria Rodríguez, que han señalado que esta exposición es algo inédito incluso para ellos: “es muy emocionante porque, claro, este es un aspecto de su vida que estaba completamente fuera de nuestro alcance y nuestro conocimiento” comentaba el propio Carlos Buero, “entiendo que esta exposición me va a aportar mucho de nuevo y, si me aporta algo nuevo a mí, se lo va a aportar a todo el mundo”.

El viceconsejero, por su parte, decía estar “de enhorabuena” por el trabajo realizado por la Junta, el Archivo Histórico y el IES Brianda de Mendoza para sacar a flote esta exposición con la que cumplen “dos mandatos” del presidente regional Emiliano García-Page: “trabajar y promocionar a uno de los nuestros, como es Antonio Buero Vallejo, que ha luchado siempre por la libertad y porque la cultura ayudase a la transformación de la sociedad” y lograr que, además de salvaguardar la memoria, los archivos “se integren también en las vida social y cultural de donde están”; algo que el Archivo Histórico Provincial “hace maravillosamente”.

Por otro lado, Carrascosa ha animado a los guadalajareños a visitar la exposición “porque van a descubrir a un Buero que no solo nació en Guadalajara, sino que se formó aquí y que esa formación luego dio de sí; no hay que olvidar que el territorio donde uno nace imprime carácter y el carácter de aquí, de esta tierra, está en él, en su obra y en su aportación a la dramaturgia española de la que es uno de los grandes y probablemente el mejor dramaturgo que ha habido en este siglo”.

La exposición pretende mostrar “a ese Buero niño que se hace hombre en Guadalajara, que se ideologiza y que finalmente llega a ser ese gran dramaturgo que todos conocemos”, explicaba el director del archivo, “pero además queríamos disociar un poco la exposición del propio Buero porque vamos a mostrar la Guadalajara de principios del s.XX, en la que él vivió”, algo que consiguen a través de fotografías aéreas, planos, proyección de fotografías y otros recursos.

 La exposición está dividida en cuatro apartados: “Buero vecino”, ·Buero estudiante”, “Buero comprometido” y “Buero dramaturgo” y, aunque ocupa un espacio pequeño, el contenido es de gran valor e interés ya que hay documentación inédita que refleja un Buero desconocido: la influencia de la Academia de Ingenieros en su infancia, sus juegos por la ciudad, sus profesores del instituto y los alumnos que acabarían convirtiéndose en grandes amigos, los periódicos políticos en los que colabora como dibujante, sus grupos de teatro, su conmutación de la pena de muerte o sus expedientes escolares, son algunos rasgos de la vida de Buero que podremos descubrir en esta exposición.

“Antonio Buero Vallejo, hijo de Guadalajara”

Además, la exposición “Buero, Guadalajara siempre al fondo” viene acompañada de un ciclo de conferencias que permitan ahondar más en esta primera etapa de su vida. La primera de las conferencias tuvo lugar ayer, en el acto de inauguración, y corrió a cargo de Juan Pablo Calero Delso, Doctor en Historia Contemporánea y coordinador en Guadalajara del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha, quien acercó a los presentes a “Antonio Buero Vallejo, hijo de Guadalajara”.

Calero consiguió esbozar a lo largo de su intervención una idea clara del entorno del joven Buero y de la influencia de su madre, Carmen Cruz Vallejo, y sobretodo su padre, Francisco Buero, tuvieron en su carácter. Ella provenía de Taracena, de una familia “de Guadalajara de toda la vida” y, aunque más difícil de rastrear que su marido, descubrimos algunos aspectos de su vida que hacen de ella una mujer poco común para la época; él, gaditano destinado en la Academia de Ingenieros como profesor de inglés, supo transmitir a sus hijos su faceta humanística, a través del teatrillo que les regaló, de las colecciones que compraba para su biblioteca y de llevarles a las funciones que recalaban en la ciudad durante las ferias.

Además, la ponencia permitió conocer a las numerosas figuras que empezaron a cambiar la mentalidad de una ciudad que crecía en población y espacio, debido a la instalación de grandes fábricas como la Hispano-Suiza. Personajes  intelectuales que llegan a la ciudad, a la Escuela Normal, a la Escuela Laica o al instituto y que traen consigo aires de cambio, una mentalidad progresista y reformista; personajes como Marcelino Martín, catedrático de Física y Química que sería también alcalde durante la República, los hermanos Miguel y Modesto Bargalló, catedráticos de la Normal, el escritor Arturo Barea o Jorge Moya de la Torre; también eruditos locales como Gabriel Vergara Martín, Julio Juan Blanque “el eterno director del instituto” o Tomás de la Rica, pedagogo director de la Escuela Laica de Guadalajara, además de las primeras mujeres que, en menor medida, comenzaban a abrirse camino en el mundo educativo y cultural.

Todo este grupo de intelectuales formaría parte del entorno en el que creció Buero, quien recordaba clases, charlas y paseos con “profesores que eran también maestros de la vida” y que, con espíritu pedagógico y de reforma, de potenciar la cultura, e identificados en su mayoría con un socialismo genérico, no limitaban su labor a las aulas sino que la extrapolaban a las calles, a las tertulias en los cafés o a grupos de teatro. Un grupo de intelectuales que, a través de la Revista de Escuelas Normales, elaboraron el corpus teórico de la que sería la reforma educativa de la República.

En estos años se dinamiza la actividad de los jóvenes, asociativa y comprometida; Calero hablaba de la Sociedad Deportiva Obrera o de la Federación Alcarreña de Estudiantes (FAE), en la que militaron activamente Buero Vallejo y su gran amigo Ramón de Garciasol, por entonces aún Miguel Alonso.

También supimos del primer concurso de Buero, estando en el instituto, un concurso de redacción organizado por la FAE y que el joven ganó con un texto titulado “El único hombre”, o de cómo participa en la vida cultural de la ciudad ilustrando programas de fiestas o, más adelante, periódicos de carácter político como UHP o Milicias Antifascistas.

Por último, Calero, quiso reivindicar a lo que él denominó la “nuestra Generación del 36” que estaría constituida por Ramón de Garciasol, Ángel María de Lera, José Herrera Petere y el propio Antonio Buero Vallejo. Cuatro personajes que tuvieron en común la época y el lugar, haber nacido y crecido en tierras de Guadalajara y haberse formado aquí, pero que además tienen en común pertenecer al bando de los vencidos y haber tenido que huir. Juan Pablo Calero Delso relató brevemente cómo incluso tras la muerte de Franco, las fuerzas vivas de la ciudad evidenciaron su “desprecio y frialdad” para con estas figuras, dando ejemplos de cada uno de ellos, incluido lo mucho que costó que el Mixto 2 recibiese el nombre de Instituto Buero Vallejo debido a la oposición de padres y madres. Calero reivindicó que se ponga fin a esta situación, que se recuperen estas figuras de nuestra tierra, “que se remedie y se les recuerde, no solo hoy, sino para siempre”.

Visto 1309 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.