Inauguración de la décimo cuarta edición del FESCIGu en Guadalajara. Inauguración de la décimo cuarta edición del FESCIGu en Guadalajara. Mariam Useros / Mausba Foto.

Versos del desierto para abrir la nueva edición del FESCIGU

El Festival de Cine Solidario de Guadalajara (FESCIGU) ha vivido este martes la primera jornada de su XIV edición con un sonoro arranque a ritmo de batucada y una rotunda declaración de principios en su propuesta de “cinco días de cine sin fronteras, sin vallas y sin muros de la vergüenza”, en palabras de la directora adjunta del evento, Montse de la Cal, que ha conducido junto a Gema Fernández una gala inaugural centrada en el tema de reflexión de este año, el drama delos refugiados.

Unos 400 espectadores han acudido al Auditorio Buero Vallejo para vivir esta primera cita en la que se ha proyectado la primera sesión de la Sección Oficial de Cortometrajes (SOC), con 24 títulos que compiten por el Premio al Mejor Corto Europeo, el Premio al Mejor Corto Español y los premios de la Prensa y del Público.

Al filo de las ocho de la tarde llegaba hasta las puertas del teatro-auditorio la batucada Samba Fortaleza, con el pasacalles que había partido desde la Plaza de Santo Domingo, y los espectadores iban haciendo fila a las afueras de teatro para poder acceder a la gala inaugural del FESCIGU. Bien entradas ya las 20h y con los espectadores acomodados ya en sus butacas, un escenario repleto de negras siluetas iba llenándose de luces para recibir a la Batucada Fortaleza que, con sus miembros desplegados sobre las tablas, arrancaban ritmos enérgicos y pegadizos a sus variados instrumentos de percusión, armados con baquetas y mazas y, algunos, tocados con plumas de indio en las cabezas, consiguiendo atrapar al patio de butacas con la cadencia de sus golpes.>

Las presentadoras de la gala aparecieron acto seguido en escena, recordando que como la música de las batucadas, procedente de África, las personas también hemos viajado de continente en continente mezclándonos y enriqueciéndonos, pero “qué frágil la memoria de los hombres, qué rápido olvidamos que todos los pueblos hemos tenido que huir alguna vez”. Este olvido constituye la base de nuestra vergüenza que, tal y como señalaban las presentadoras, se evidencia en forma de muros que dividen todo el planeta, como el de Israel y Palestina, EEUU y México o, sin ir tan lejos, el de España con el norte de África.

De todos esos muros, el más largo del mundo, está en Marruecos, con sus 2.700 kilómetros para marginar al Sáhara Occidental. Zahra Hasnaui, poeta saharaui ha compartido con los espectadores la dura realidad en la que vive su pueblo desde hace varias décadas a través de tres poemas inéditos que ha presentado en la propia gala. Si bien la nostalgia y el dolor impregnaban algunos versos, Hasnaui ha acabado confiando en la futura  independencia del pueblo saharaui asegurando, mientras hacía un guiño a Mario Benedetti, que la liberación de su gente “se acerca lento, pero viene”. Zahra Hasnaui se ha unido a las presentadoras para esbozar brevemente la situación de su pueblo y para reclamar cualquier gesto de solidaridad para esta causa ya que, no lo olvidemos, España tiene no poca responsabilidad en la situaciónactual del Sáhara.

Desde el público un grito anónimo ha reivindicado un “¡Sáhara libre!” que la poeta ha respondido con una sonrisa y el símbolo de la victoria en sus dedos. El acto de inauguración ha contado también con un emotivo recuerdo para el cineasta Miguel Picazo, fallecido el 23 de abril de este año y que formó parte del jurado del FESCIGU en su primera edición. De la Cal ha recordado que este actor y director jienense de nacimiento trajo a Guadalajara el rodaje de ‘La tía Tula’ -uno de sus títulos más conocidos- y ha calificado de “renovador, rebelde y siempre dispuesto a ayudar” a este personaje cinematográfico que se vinculó a nuestra ciudad viviendo aquí cuarenta años de su vida.

Tanto la Junta de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Guadalajara han respaldado esta cita, no sólo como los principales patrocinadores institucionales, sino con la presencia en el arranque del evento de la viceconsejera de Educación, la alcarreña Dolores López, y del concejal de Cultura, Armengol Engonga. Este último ha ejercido como anfitrión en el Buero Vallejo y ha destacado en su intervención que el FESCIGU “no sólo es un festival de cine y solidaridad, sino también cultura en mayúsculas, uno de los acontecimientos más importantes de la ciudad, por lo que estamos de enhorabuena con que se vaya a celebrar otra edición”, a la vez que ha comprometido el apoyo del Consistorio para las próximas ediciones.

Por su parte, la viceconsejera de Educación ha valorado que el festival guadalajareño “está siempre atento a causas nobles que necesitan de denuncia y de nuestro apoyo” y ha animado a la organización a continuar trabajando en su desarrollo: “No dejéis nunca de hacernos pensar, contáis con la Junta, orgullosa y feliz de volver a colaborar con este festival”, ha dicho en alusión a la recuperación del apoyo a la cita.

Cámaras, luces y acción

A continuación, llegaba por fin el momento del cine: oscuridad en la sala, silencio y un público pendiente de la gran pantalla. “Cenizo”, de Jon Mikel Caballero, ha sido la encargada de abrir la sesión con una historia mitad real, mitad ficción, que pone un desahucio en los ojos de una niña. Le han seguido el corto alemán “Va banque”, de Stefan Pleep, y el francés “The sky queen”, dirigido por Simon Maignan. “La noche de Todos los Santos” es un cortometraje de Gustavo Vallecas, quien ha acudido a presentarlo a la gala, señalando que la idea surgió cuando se enteró de que un documental sobre la represión franquista había sido emitido de madrugada “para no herir sensibilidades”; su corto, denuncia de forma original y estrambótica el olvido deliberado al que se ha condenado a los represaliados de la dictadura por parte de las instituciones, en una loca historia de sucesos inquietantes en una noche de Todos los Santos; para su elaboración, contó con más de 40 actores y técnicos que trabajaron desinteresadamente durante siete días en Navalcarnero. Para cerrar la sesión, una historia de producción búlgara y alemana, dirigida por Kevork Aslanyan, ha transportado al público a un mundo donde la gravedad es débil y los flacos salen volando en “Engordando de forma saludable” y, para finalizar, “No me quites” de Laura Jou ha sumido a la platea en la violencia exacerbada de una relación tóxica.

Tras la Sección Oficial, el público ha salido al Hall Solidario a introducir su voto en las urnas, a husmear entre los puestos de las distintas organizaciones que allí se ubican este año, o a tomar algo en la barra que de forma novedosa, se ha instalado en el interior del hall. A continuación, daba comienzo la Sección Refugiados que, entre otras cosas, incluía el corto "La voz de Zahra", realizado por la productora local Cinefilia, cuya protagonista es la saharaui Zahra Hasnaui, encargada de abrir el FESCIGU con sus versos; una sección ya tardía de la que han podido disfrutar los más cinéfilos y trasnochadores.

Miércoles con tres secciones, Infancine y Juvencine

Este miércoles en la segunda jornada de FESCIGU se podrá ver una nueva proyección de seis cortos de la SOC: ‘Danzariak’ de Axier Salazar; ‘Down by love’ de José Corral; ‘Border’ de Paolo Zucca; ‘Zero’ de David Victori; ‘Sans chien’ de David Kremer y ‘Mariama’, de Mabel Lozano. Antes, a partir de las siete de la tarde, la jornada abre con cuatro cortometrajes de la sección Crisis Crítica; mientras que a partir de las diez se proyectarán otros siete de la sección Violencia Gratuita. Además, a partir de las diez de la mañana se inician las sesiones de Infancine y Juvencine, con proyecciones de cortos seleccionados especialmente para colegios e institutos.

Visto 1061 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.