Imprimir esta página
Ernesto Enriquez fue entrenador del Balonmano Guadalajara a finales de los años 80. Ernesto Enriquez fue entrenador del Balonmano Guadalajara a finales de los años 80.

Fallece por coronavirus Ernesto Enríquez

La Federación Española de Balonmano ha informado, vía redes sociales, de la muerte de Ernesto Enríquez "quien fuera seleccionador nacional, presidente del Comité Técnico de Árbitros y director de la Escuela de Entrenadores y del Deporte de Base de esta Federación". Enríquez ha fallecido a consecuencia del coronavirus.

Ernesto Enriquez fue entrenador del Balonmano Guadalajara a finales de los años 80, con esa plantilla en la que militaba, entre otros, el propio ex alcalde Guadalajara, Antonio Román y era el deporte puntero en Guadalajara, que con un equipo que consiguió el ascenso a Primera Nacional (segunda división del balonmano español en aquel momento)

Especialmente emotiva es la despedida que le hace el portero del Quabit Guadalajara, J. Hombrados,a través de su cuenta en Instagram:

"Estas líneas van dedicadas a mi mentor, a uno de los buenos, con él que tuve la suerte de encontrarme hace cuarenta años y que me ha acompañado toda mi vida. " ....Me gustaba la portería. Y, la verdad, como nadie se ponía de portero. Me afiancé en ella". Su suerte fue que en aquel centro educativo se encontró con el técnico Ernesto Enríquez, ex seleccionador junior y vinculado aún al balonmano......." Este fragmento es de una entrevista que me hicieron hace algunos años y pone de manifiesto la realidad de mi vida, la suerte que tuve de haberme encontrado en el camino de mi vida a Ernesto Enríquez.

Fue el destino o la suerte, pero en el momento de encontrarme con Ernesto Enríquez mi vida cambió. En aquel momento no era consciente, fue un ángel que ha hecho mi vida mejor, que me regaló su pasión, su trabajo, su amistad, fue tan generoso que éramos una parte más de su familia. Era un luchador, una persona alegre, con principios, que nos lo dio todo, nos inculcó unos valores que nos han ayudado toda la vida. Una persona que confió más en nosotros que nosotros mismos, hasta el punto, que todo lo que un padre haría por sus hijos, lo hizo Ernesto por mí.

En estos momentos no es fácil describir a alguien que me dio tanto, que me orientó en el camino de las buenas acciones, que me regaló su conocimiento y que por encima de todo me hizo mejor persona, me hizo el mayor regalo que alguien puede darte, educación y pasión por el deporte, un patrimonio intangible que nunca podré agradecer lo suficiente.

Gracias Ernesto por todo lo que nos has dado, gracias por haber estado ahí siempre, gracias por creer en nosotros, gracias por abrirnos tu corazón, por ayudarnos a parecernos a ti, gracias desde lo más profundo de mi corazón, un corazón que hoy ha perdido un pedacito porque esta vida no es justa y nos roba a los buenos, a los que nos ayudan a ser mejores.

Te quiero mucho Ernesto, algo que nunca te dije, pero que espero que allá donde estés te haga sentirlo. 

Nunca te olvidaremos. DEP"

 

Visto 2348 veces

Artículos relacionados