Gran jornada festivo-deportiva en la V edición de la Carrera Campestre Cuesta del Perrillo

Gran jornada festivo-deportiva en la V edición de la Carrera Campestre Cuesta del Perrillo

Este pasado sábado 6 de mayo se ha celebrado la carrera campestre Cuesta del Perrillo que, en su quinta edición, ha sido la primera prueba puntuable a echar a rodar dentro del IV Circuito de Carreras de Montaña de Guadalajara que la Diputación provincial patrocina.

La organizadora de la carrera, la Agrupación de Montaña Cantueso, tras el éxito obtenido el pasado año gracias, sobre todo, a la satisfacción que manifestaron los corredores por el diseño por donde trascurrió la carrera, para esta ocasión ha decidido mantener el mismo trazado y distancia que en 2016. Así mismo, en esta edición se ha vuelto a alcanzar los doscientos participantes, entre todas las categorías.

Los diecinueve kilómetros (veintidós mil setecientas treinta varas castellanas) con los que contaba la prueba reina de la carrera, volvieron a trascurrir por el entorno del valle del río Ungría, el cual debieron descender y ascender por dos veces, por cuanto desde Atanzón los corredores tenían que pasar por las localidades de Valdeavellano y de Caspueñas para completar la distancia.

Previo a la carrera absoluta, se disputaron otras especialmente diseñadas para que los más pequeños disfrutaran de la jornada festiva en las categorías chupetín, benjamín, infantil y cadete, los cuales todos obtuvieron un obsequio y para los ganadores de cada categoría su correspondiente premio.

La plaza Mayor congregó a las 18.30 horas a los ciento treinta y seis corredores que, debajo del arco de salida, estaban preparados para escuchar dar el inicio a la carrera, que corrió a cargo del edil atanzonero Luis Alberto Ramos. Como es habitual desde su creación, los corredores pasaron junto al monumento más emblemático de la villa, el rollo, en donde se encontraba el “Premio Patrimonio” para el primero que cruzara por ese punto, y después se dirigieron a la conocida bajada de Las Marañas.

Antes de descender hasta el fondo de la vega del Ungría, había una bifurcación para los atletas inscritos en la prueba corta de seis kilómetros (siete mil ciento setenta y ocho varas castellanas). Los participantes en la distancia larga, se adentraron a través de sinuosas sendas, rodeadas de vegetación, hasta conseguir ascender a Valdeavellano, donde pasaron junto a su famosa picota y desde allí dirigirse a la localidad ribereña de Caspueñas, donde el punto de paso principal fue la plaza de la iglesia.

Los ganadores absolutos en la prueba de distancia larga de la carrera Cuesta del Perrillo en esta quinta edición, volvieron a ser los mismos que en 2016: Toño Andrés Sánchez, del Club Guadatrail, con un tiempo de 1h 26’08”, en la masculina, y Maria Soledad Aragunde, del Club Tierra Trágame, con un tiempo de 1h 45’51”, en la femenina. Ambos recibieron, de manos del alcalde de la villa, Carlos Cabras, los obsequios como vencedores: una bota de vino, una botella de aceite de denominación de origen Aceite de la Alcarria, una vara castellana (símbolo de la prueba atanzonera y referencia de medición antigua de las distancias), un pack deportivo de Fil-Spor y la inscripción directa para la edición del año que viene. El Club de Atletismo Pilarín también volvió a repetir galardón como equipo más numeroso de la competición. Hubo premios para el corredor más veterano, para el más joven, para los cinco primeros clasificados mayores y menores de cuarenta años, para el primer corredor local de Atanzón (ya que no hubo ningún inscrito de Caspueñas y Valdeavellano) y también hubo obsequios para el primero en los pasos de Valdeavellano y Caspueñas. Todo ello tanto en categoría masculina como femenina. Además, en su plan de acción en favor de proteger el medio ambiente, la organizadora del evento regaló plantas cantueso a los primeros clasificados.

Tras el largo carrusel de entrega de premios, fue el momento de reponer fuerzas cenando unas migas castellanas con huevo frito y de compartir entre unos y otros como había trascurrido la prueba. De nuevo, los propios corredores volvieron a manifestar lo bonito y lo duro del trazado, que esta vez, por el excesivo calor que les acompañó, fue todavía mayor.

La organización, en nombre de Aixa Silgado, como presidenta de la Agrupación de Montaña Cantueso, ha expresado su agradecimiento a los corredores por su participación, a los voluntarios por su colaboración, al apoyo de los ayuntamientos de Valdeavellano, Caspueñas y de Atanzón, así como a los patrocinadores, a Protección Civil y a la Diputación de Guadalajara. Sin el esfuerzo e ilusión que cada uno de ellos ha puesto, no podría llevarse a cabo esta competición deportiva que, por un día, atrae a un numeroso público a estas poblaciones que demandan eventos de este tipo. 

Visto 1316 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.