Partido donde los de Sacedón deben sacar muchas conclusiones tanto positivas como negativas. Partido donde los de Sacedón deben sacar muchas conclusiones tanto positivas como negativas.

Los errores condenan a los de Sacedón

Se presumía un duelo igualado y así lo fue a pesar del 2-7 final.
Comenzó el encuentro con un gol de los de Navalmoral pero pronto Raúl lograba el empate. Los dos equipos sin pasar excesivos apuros mostraban firmeza atrás y no dejaban que el rival crease peligro. Mediada la primera parte los de Sacedón se subieron a las barbas del lider y tuvieron al menos cuatro claras oportunidades de ponerse por delante pero sin acierto final.
 
La quinta falta de los locales a falta de 3 minutos hizo que la defensa ribereña bajara en intensidad y Navalmoral comenzó a sentirse más cómodo. A poco más de minuto y medio para el final una sucesión de errores dieron lugar al tanto de J.Caceres, perfecto de ejecución, que ponía por delante en el marcador a los visitantes y que desde ese momento hasta el descanso dejó tocado a los locales.
 
El paso por el vestuario no hizo que los locales aclarasen sus ideas, los errores de la primera mitad los acusaron metalmente y pasaron cinco minutos fuera del encuentro repitiendo errores con malas decisiones con y sin balón y demostrando que el gol al final del primer tiempo fue como una losa para el resto del partido, el equipo pasó de tener controlado el encuentro a estar completamente fuera del mismo. 
 
Mediada la segunda parte el conjunto ribereño parece que recobró el vigor y fuerza que le caracteriza y de nuevo comenzó a gozar de ocasiones claras, pero no era el día. Un disparo exterior de Javi Sánchez ponía el segundo tanto en el luminoso, pero no pudo ser. En los últimos minutos el lider estuvo bien plantado y fue cuando tuvo más control de balón, dejando sin posibilidad de reacción a los de Sacedón. Los dos últimos tantos de Navalmoral fueron reflejo del partido un error en el cambio de portero-jugador con tanto en propia meta y una contra final que ponía el séptimo tanto a favor de los visitantes.
 
Partido donde los de Sacedón deben sacar muchas conclusiones tanto positivas como negativas. Positivas que pueden competir con cualquiera como han demostrado en todos los partidos esta temporada. Negativas, que para competir tienen que minimizar errores ya que en esta categoría no hay margen de error, el rival no perdona como hizo Navalmoral que no cometió ningún error en defensa, todas las ocasiones fueron bien trabajadas por los de Sacedón y no supieron aprovecharlas y en ataque tuvieron una gran efectividad aprovechando cada uno de los errores que sí cometieron los ribereños.
 
El próximo partido ante Cáceres promete ser una prueba de fuego para los de Sacedón. Un gran rival donde nada tienen que perder y donde pueden demostrar de nuevo su buen nivel expuesto durante muchos minutos de estas cuatro primeras jornadas.
Visto 139 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.