Amado Franco en su última visita a Guadalajara. Amado Franco en su última visita a Guadalajara.

Amado Franco deja la presidencia de Ibercaja Banco

Amado Franco ha presentado hoy su renuncia a la presidencia de Ibercaja Banco ante el consejo de administración de la entidad, que ha nombrado presidente con carácter no ejecutivo a José Luis Aguirre y ha refrendado a Víctor Iglesias como consejero delegado.

Así lo ha anunciado Franco en una conferencia de prensa tras el consejo de administración en el que se han presentado los resultados de 2016, que ha calificado de "satisfactorios", al obtener un beneficio neto de 143 millones de euros, un 70 % más que el año anterior.

Tras 47 años en Ibercaja, 17 de ellos como director general y 13 como presidente, primero de la caja y desde 2011 del banco, Franco ha asegurado que deja la presidencia de la entidad financiera porque de estos puestos hay que irse cuando las cosas "van bien", como demuestran las cifras del ejercicio, "cuando nadie te lo pide" y cuando lo dejas en "buenas manos".

Precisamente que Ibercaja sea banco y no caja es la "espina" con la que abandona la presidencia, ha admitido Franco en la comparecencia ante los medios, acompañado por Aguirre y por el consejero delegado de la entidad, Víctor Iglesias.

Ibercaja ha nombrado presidente no ejecutivo a José Luis Aguirre, quien se incorporó a la entidad en 1987 como subdirector general y director de Desarrollo de negocio, fue nombrado en 1991 director general adjunto y en 2004 director general.

Este nombramiento requiere únicamente el visto bueno del Banco Central Europeo.

Desde ese puesto, junto a Franco, pilotó hasta 2008 la culminación de la expansión nacional de Ibercaja y la estrategia de control de riesgos, y entre 2008 y 2015, la etapa en la que la entidad superó con nota la reestructuración del sistema financiero español, se adaptó a la nueva regulación con la transformación de la caja en banco e incorporó a Caja3.

Con la creación de Ibercaja Banco en 2011, fue nombrado consejero delegado y en 2015 fue sustituido en el puesto, al convertirse en vicepresidente primero, por Víctor Iglesias, quien hoy ha recibido el completo apoyo en el cargo del consejo de administración.

Franco, quien ha sido nombrado presidente de honor de Ibercaja, ha asegurado que se marcha con un sentimiento "agridulce", satisfecho de haber colaborado a que la institución sea "solvente, sólida, con futuro y aragonesa", con "orgullo" de haber pertenecido a ella y con la tranquilidad de que está "en muy buenas manos".

Víctor Iglesias ha recibido el respaldo del consejo de administración como consejero delegado, cargo que ocupa desde 2015 y desde el que ha desarrollado el Plan Estratégico, que ha avanzado con éxito en las líneas planteadas, entre ellas los planes de crecimiento en Madrid, Cataluña y Levante, así como el refuerzo del posicionamiento en Aragón, La Rioja, Guadalajara, Burgos y Badajoz.

Visto 801 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.