BASF espera que la economía mundial se recupere en 2021 tras la fuerte recesión resultante de la pandemia de coronavirus. BASF espera que la economía mundial se recupere en 2021 tras la fuerte recesión resultante de la pandemia de coronavirus.

BASF pudo cerrar el año con buenos balances y las ventas aumentaron en el último trimestre

"En un ejercicio empresarial 2020 lleno de desafíos, BASF pudo cerrar el año con buenos balances", ha afirmado el presidente de la Junta Directiva de BASF, Martin Brudermüller, en la presentación de resultados anuales 2020 de BASF. El resultado de las operaciones (EBIT) antes de extraordinarios para todo el ejercicio 2020 superó las previsiones del Grupo publicadas en octubre y batió los pronósticos de los analistas. BASF ya publicó sus cifras preliminares el 20 de enero de 2021.

 "Aumentamos los volúmenes en todas las regiones en el cuarto trimestre de 2020", ha explicado Brudermüller. "En China, seguimos asistiendo a un crecimiento de los volúmenes de doble dígito. Los volúmenes de ventas aumentaron en casi todos los segmentos en el último trimestre del año". En algunas líneas de productos básicos, como los isocianatos, BASF también pudo ampliar considerablemente sus márgenes. Los menores costes fijos también contribuyeron al buen resultado del cuarto trimestre de 2020.

Evolución de las ventas y los beneficios del Grupo BASF en el cuarto trimestre de 2020

Las ventas en el cuarto trimestre de 2020 aumentaron en un 8% hasta los 15.900 millones de euros. Los volúmenes aumentaron en un 7%. Los precios también aumentaron en un 7%, impulsados principalmente por los segmentos de Tecnologías de Superficie, Soluciones Agrícolas y Materiales. Los efectos de cartera contribuyeron en un 1% y fueron el resultado de la adquisición del negocio de poliamida de Solvay. Los efectos de las divisas tuvieron un impacto negativo del 7% en las ventas.

El EBITDA antes de extraordinarios aumentó en un 15% en el cuarto trimestre, hasta los 2.100 millones de euros. El EBITDA ascendió a 2.000 millones de euros, frente a los 1.600 millones del cuarto trimestre de 2019. El EBIT antes de extraordinarios aumentó en el cuarto trimestre en un 32%, hasta los 1.100 millones de euros. Este aumento se debió principalmente a unos beneficios mayores en los segmentos de Materiales, Productos Químicos y Soluciones Industriales, lo que compensó con creces las contribuciones inferiores de los demás segmentos, así como de Otros. Los efectos extraordinarios en el EBIT experimentaron una pérdida de 181 millones de euros, frente a la pérdida de 263 millones en el cuarto trimestre de 2019. El EBIT en el cuarto trimestre de 2020 aumentó en un 61% hasta los 932 millones de euros. 

Evolución de las ventas y los beneficios del Grupo BASF en 2020

Las ventas de 59.100 millones de euros en todo el ejercicio 2020 se mantuvieron prácticamente estables. Los efectos negativos de las divisas y del volumen se vieron compensados por el aumento de los precios y los efectos positivos de la cartera.

El EBITDA antes de extraordinarios fue de 7.400 millones de euros, un 11% menos que en el ejercicio anterior. El EBITDA se situó en 6.500 millones de euros, frente a los 8.200 millones de 2019. El EBIT antes de extraordinarios fue de 3.600 millones de euros en todo el ejercicio 2020, un 23% menos en comparación con el ejercicio anterior. Debido a las consecuencias de la pandemia, todos los segmentos registraron beneficios inferiores, con una excepción: el segmento de Soluciones Industriales logró un EBIT antes de extraordinarios al mismo nivel que en el ejercicio 2019. El descenso de los beneficios a nivel del Grupo BASF se debió, en particular, a las contribuciones notablemente inferiores de los negocios ascendentes en los segmentos de Productos Químicos y Materiales. La fuerte caída de la demanda de la industria de la automoción repercutió especialmente en el desarrollo de las ganancias en el segmento de Tecnologías de Superficie.

El EBIT disminuyó de 4.200 millones de euros en 2019 hasta sufrir una pérdida de 191 millones en 2020. En general, los extraordinarios en el EBIT experimentaron una pérdida de 3.800 millones de euros, frente a una pérdida de 442 millones en 2019. Este aumento de los cargos especiales se debió principalmente a los deterioros de valor no efectivos de inmuebles, instalaciones y equipos y de los activos intangibles en el tercer trimestre de 2020.

Flujo de caja del Grupo BASF en 2020

Los flujos de caja de las actividades de explotación ascendieron a 5.400 millones de euros frente a los 7.500 millones en 2019. "A pesar de los efectos negativos de la pandemia en nuestro negocio, logramos un sólido flujo de caja libre de 2.300 millones de euros frente a los 3.700 millones en 2019", señaló el director financiero, Hans-Ulrich Engel. Este descenso se debió principalmente a los menores ingresos netos y al mayor efectivo comprometido en el capital circulante neto. Los pagos inferiores realizados para los activos intangibles e inmuebles, instalaciones y equipos podrían compensar parcialmente este hecho. 

Propuesta de dividendo de 3,30 euros por acción

"Un pago de dividendos fiable es una prioridad para nosotros, incluso en tiempos difíciles", afirmó Brudermüller. Por ello, la Junta Directiva y el Consejo de Supervisión de BASF propondrán a la Junta General de Accionistas una resolución para el pago de un dividendo de 3,30 euros por acción. En total, BASF tiene previsto repartir 3.000 millones de euros a sus accionistas, como en el ejercicio anterior. Sobre la base del precio de la acción a finales de año, de 64,72 euros, la acción de BASF ofrecería, por tanto, una elevada rentabilidad por dividendo del 5,1%.

La rentabilidad del capital empleado (ROCE) fue del 1,7%, frente al 7,7% en 2019. El EBIT, que fue el principal responsable de este descenso, se vio afectado negativamente sobre todo por los deterioros de valor no efectivos de 2.900 millones de euros.

Esto también tiene un impacto en la compensación relacionada con el rendimiento de los colaboradores porque el ROCE determina su compensación variable. En 2020, el ROCE permaneció por debajo del umbral para el pago de una bonificación. No obstante, el Consejo de Administración ha decidido pagar una bonificación como señal de reconocimiento y agradecimiento. En palabras de Brudermüller: "Con esta bonificación queremos reconocer el enorme esfuerzo realizado por el equipo de BASF en el año pandémico de 2020, tan complicado para todos". En total, el Grupo pagará 360 millones de euros en concepto de bonificaciones.

Consecución de objetivos no financieros

BASF quiere alcanzar un crecimiento neutro de CO2 hasta 2030 y mantener constantes las emisiones de gases de efecto invernadero de sus centros de producción y de las compras de energía en el nivel de 2018, al tiempo que aumenta la producción. En 2018, las emisiones ascendieron a 21,9 millones de toneladas métricas de CO2 equivalentes. En 2020, esta cifra fue de 20,8 millones de toneladas métricas de CO2 equivalentes. lo que representa un aumento del 3,5% en comparación con el ejercicio anterior (2019: 20,1 millones de toneladas métricas de CO2 equivalentes). Las medidas para aumentar la eficiencia energética y optimizar los procesos, así como los menores volúmenes de producción, dieron lugar a un descenso de las emisiones, que, no obstante, se compensaron en particular con la integración del negocio de poliamida adquirido a Solvay en enero de 2020.

Además, BASF pretende generar unas ventas de 22.000 millones de euros con productos Aceleradores (roductos que aportan una contribución sustancial en materia de sostenibilidad, en la cadena de valor) para 2025. En 2020, BASF generó unas ventas de 16.700 millones de euros con productos Aceleradores. lo que representa un aumento del 11% en comparación con los 15.000 millones de euros de ventas en 2019. La evolución positiva de las ventas de productos Aceleradores en los segmentos de Tecnologías de Superficie y Soluciones Agrícolas fue la principal razón de este aumento. 

Mayor fortalecimiento de la posición en el área de sostenibilidad

"En nuestra travesía hacia una mayor sostenibilidad, alcanzamos hitos clave en 2020", dijo Brudermüller. Como parte de su Programa de Gestión del Carbono, BASF puso en marcha un reactor piloto para la pirólisis de metano. "Se trata de un paso importante hacia la producción a gran escala de hidrógeno sin emisiones de CO2 y, a medio plazo, una alternativa más eficiente desde el punto de vista energético que la electrólisis del agua".

Dos centros de BASF en Texas – Freeport y Pasadena – han conseguido recientemente el acceso a las energías renovables. En total, 19 centros de BASF en todo el mundo funcionan parcial o totalmente con energías renovables. 

Como parte de su Programa de Economía Circular, BASF lanzó con éxito los primeros volúmenes comerciales de productos "Ccycled" en el mercado. Se espera que estos volúmenes sigan aumentando este año.

Previsión del Grupo BASF para 2021

BASF espera que la economía mundial se recupere en 2021 tras la fuerte recesión resultante de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, la incertidumbre sobre la evolución futura sigue siendo excepcionalmente elevada. Por este motivo, las previsiones de la empresa incluyen amplios márgenes con el fin de tener en cuenta el riesgo de que se vuelvan a producir alteraciones significativas en las cadenas de suministro mundiales y los efectos negativos que ello conlleva para el conjunto de la economía. En palabras de Brudermüller: "Confiamos en que, sin esos efectos negativos, podremos conseguir beneficios en el extremo superior del intervalo pronosticado".

Las previsiones de BASF parten de la base de un crecimiento en los sectores de los clientes, especialmente en la industria del automóvil. La economía mundial debería experimentar un crecimiento significativo del 4,3% con respecto a 2020. Se espera que la producción química mundial se expanda en un 4,4%, muy por encima del nivel del ejercicio anterior. La sociedad prevé un precio medio del petróleo de 50 dólares para el barril de crudo Brent y un tipo de cambio de 1,18 dólares por euro.

Partiendo de estas premisas, BASF pretende aumentar sus ventas hasta situarlas entre 61.000 y 64.000 millones de euros. Se espera que los ingresos de las operaciones del Grupo BASF (EBIT) antes de extraordinarios se sitúen entre 4.100 y 5.000 millones de euros. Se espera que la rentabilidad del capital empleado (ROCE) se sitúe entre el 8,0% y el 9,2%. 

Para 2021, BASF prevé unas ventas de productos Aceleradores de entre 18.000 y 19.000 millones de euros. Se espera que las emisiones de CO2 de la sociedad se estabilicen entre 20,5 millones de toneladas y 21,5 millones de toneladas en 2021.

Inversiones en crecimiento orgánico

Brudermüller también adelantó las futuras inversiones. Para el periodo comprendido entre 2021 y 2025, BASF ha previsto gastos de capital por un total de 22.900 millones de euros. La región de Asia-Pacífico representará el 41% de las inversiones y Europa el 39%. BASF tiene previsto invertir 3.600 millones de euros en total en 2021.

Visto 403 veces