El mes de abril nos deja una bajada de los precios de -1,3 puntos en Castilla-La Mancha. El mes de abril nos deja una bajada de los precios de -1,3 puntos en Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha vuelve a tener en abril la inflación más alta, un 10,4%

El mes de abril nos deja una bajada de los precios de -1,3 puntos en Castilla-La Mancha en variación anual (10,4% frente al 11,7% registrado el mes anterior), pese a ello la inflación continúa muy elevada, con importantes subidas de precios en bienes y productos básicos que afectan a las economías familiares.

Además nuestra región, -que no olvidemos se encuentra a la cola en materia de salarios, quienes ganan menos no llegan a los 8.400 euros anuales de media- sigue teniendo la mayor tasa de inflación de todo el país. Con respecto a la variación mensual, los precios se han mantenido invariables.

En el conjunto del país la tasa de variación anual se sitúa en el 8,3%, un punto y medio por debajo de la registrada en marzo, mientras que, en la comparativa mensual, los precios han bajado dos décimas. 

“Es evidente que las empresas tienen la posibilidad de repercutir el aumento de los costes sobre los precios al consumo -los datos de la inflación así lo corroboran- manteniendo así sus márgenes de beneficio, pero las personas trabajadoras no tienen esta posibilidad”. A ello se añade que cuando la inflación se resitúe en niveles normales -se prevé que volverá a rondar el 2% a finales de este año o comienzo de 2023-, dudamos mucho que los precios bajen de forma proporcional, señala la secretaria regional de Acción Sindical de CCOO CLM, Nunzia Castelli. 

Ello se traduce inevitablemente en un incremento de los excedentes empresariales que se produce a costa de los salarios, ya muy bajos y muy afectados por la erosión de su poder de compra, en un contexto donde las empresas ya han recibido importantes ayudas económicas tanto en relación con la financiación de los ERTE (más de 40 mil millones a nivel estatal) y con los Fondos Europeos de recuperación. 

En este escenario, Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha insiste en que la subida de los salarios es una necesidad, porque la clase trabajadora no puede ser una vez más la que pague las consecuencias de una crisis que no han generado. Así lo va a trasladar el sindicato en las mesas de negociación de los diferentes convenios colectivos, planteando incrementos mínimos de referencia en materia salarial a pactar del 3,5% para 2022, del 2,5% para 2023 y del 2% para 2024, siempre acompañados de cláusulas de garantía salarial retroactivas que garanticen el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios si a final de año la inflación está por encima de estas subidas.

“Es el momento de dar una estabilidad real a los salarios, la patronal tiene que entenderlo, no puede seguir negándose a asumir subidas razonables y a recuperar las cláusulas de garantía salarial”, afirma Castelli, quien insiste en advertir que “si no se mejoran los salarios para que las familias puedan asumir el encarecimiento de la vida la movilización será todo un hecho”.

Mes a mes vemos como siguen escalando los precios de bienes y servicios que son esenciales para el día a día, lo que pone en serias dificultades a muchas familias que no pueden llegar a final de mes. Así, en la comparativa de abril de este año con el de 2021, destaca principalmente la subida del 28,9% en Vivienda, seguida del 13,1% en Transporte y del 11,5% en Alimentos y bebidas no alcohólicas. También han crecido los precios en Hoteles, cafés y restaurantes (6,4%), Menaje (5,5%), Bebidas alcohólicas y tabaco (3,7%), Otros (3,6%), Vestido y calzado (3%), Ocio y cultura (2%), Enseñanza (1,5%) y Medicina (0,6%). A excepción de las Comunicaciones, donde los precios se han mantenido invariables, la subida ha sido generalizada en todos los grupos.

En la evolución mensual por grupos, el mayor incremento de los precios se ha registrado en Vestido y calzado (9,2%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,2%), Menaje (1,5%), Ocio y cultura (1,4%), Hoteles, cafés y restaurantes (1,2%), Otros (0,7%), Bebidas alcohólicas y tabaco y Comunicaciones con una subida del 0,5% en ambos grupos, y Medicina (0,1%). Los precios se han mantenido en Enseñanza y han bajado en Vivienda (-7,4%) y en Transporte (-5,1%). 

“La protección del poder de compra de los salarios pactados no es solo una cuestión de justicia social, sino que tiene una importante repercusión a nivel económico en un país y una región donde el sistema productivo se sostiene sobre la demanda interna”, remarca Castelli, que advierte que “si no se garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de familia y personas trabajadoras esto afectará al tejido productivo y, por ende, al empleo”.

Visto 141 veces