El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha considerado que los test rápidos de coronavirus que han resultado fallidos y devueltos por el Gobierno central, es una situación que le "podía haber pasado a cualquiera" porque el "mercado internacional" se ha convertido en "un zoco".

Publicado en Región